Kiosco

La Opinión de A Coruña

Pedro de Silva.

¡Gracias!

Una ciudad se hace lentamente con los años y lo que hoy sea expresa la acumulación del buen o mal gusto de sus habitantes, en especial sus grupos dominantes, a la hora de construirla pieza a pieza. Aunque parte de lo que ahora está a la vista resulte a veces irredimible, importa mucho que las nuevas piezas, por su ambición constructiva y voluntad de estilo, vayan sustituyendo con ventaja las que había o completando con acierto las que hay. En una esquina situada casi frente al parque principal de mi ciudad los arquitectos y quienes los eligen han logrado una pieza de alta escuela gracias al juego de tensiones —rupturas y encuentros— de sus líneas compositivas, el equilibrio del conjunto y la luz interior que emana de su negra coraza. El viandante, al encontrárselo, recibe de inmediato una descarga de contenida belleza que, tras procesarla, le lleva por pura justicia a decir ¡gracias!

Compartir el artículo

stats