Kiosco

La Opinión de A Coruña

Pedro de Silva.

En Davos sean sencillos, porfa

La globalización es un animal herido que va dando tumbos para no caer, pues si lo hace la polvareda que levante puede ahogarnos, sin más. La última estocada ha sido la guerra de Ucrania, pero antes fue el estallido de la burbuja y luego la pandemia, con el toro-toro del cambio climático escarbando tierra. De estos señores que se reúnen en Davos no hay que esperar que lo cojan por los cuernos, pues el que hable allí de crecimiento cero causaría una estampida. Descartado esto, ni sería realista un regreso a la globalización, una vez que gobiernos y mercados han visto las orejas al lobo, ni tampoco una vuelta a lo anterior a ella, pues la especialización por productos o servicios está ya repartida por el mundo. Así que podrían proponer algo tan simple como la paz en Ucrania y luego un pelín de confianza para nadar y guardar la ropa, o sea, comprar y vender pero sin depender.

Compartir el artículo

stats