Kiosco

La Opinión de A Coruña

Rosa Paz

Autoboicot inconsciente

Con el valor que pueden tener cuando aún falta un año y medio para las próximas elecciones generales, los sondeos de opinión no solo reflejan un avance del PP, impulsado por el efecto Feijóo, muestran también un hundimiento en las expectativas electorales de los grupos a la izquierda del PSOE, lo que, aunque parezca paradójico, es una mala noticia para Pedro Sánchez. Los socialistas no suben aunque, de momento, aguantan el tirón de las derechas, pero si en el espacio a su izquierda no se recomponen las cosas no tendrán con quien sumar siquiera una mayoría tan endeble como la que tienen ahora. O lo que viene a ser lo mismo, si el PSOE no se refuerza, que también lo necesita, y Podemos, IU y demás marcas a su izquierda no rehacen una candidatura con tirón, perderán el Gobierno. Esa es la tarea que tiene encomendada Yolanda Díaz, pero la discordia imperante en su sector se lo pone difícil.

Es sorprendente que en el intento constante de fijar posición frente al ala mayoritaria del Ejecutivo las ministras de Unidas Podemos generen no solo ese barullo que impide visualizar los aciertos del Gobierno —la torpeza con que se gestionan algunos asuntos en Moncloa tampoco ayuda—, sino que además transmiten una imagen de división con los otros tres ministros de su bloque que lejos de atraer votantes, provoca rechazo. Ocurre casi cada día. Con la decisión de enviar armas a Ucrania o con la cumbre de la OTAN a la que las moradas ya han anunciado que no acudirán mientras Díaz, más prudente, dejó abierta la posibilidad de asistir. Pasa incluso con iniciativas propias, como la nueva ley del aborto, difuminada con el debate sobre la no bajada del IVA a los productos para la regla. Una especie de autoboicot inconsciente, digna de un análisis freudiano.

No lo tiene fácil el Gobierno con el pesimismo que domina la esfera pública por la pandemia, la guerra o el aumento de la inflación, cuyas consecuencias siempre le serán atribuidas a quien está en el poder, para encima ponerse más palos en las ruedas.

Compartir el artículo

stats