Kiosco

La Opinión de A Coruña

Mi ovni de la Perestroika

Desde hace ya unos meses estamos asistiendo a la información en torno a dos lugares geográficos Rusia y Ucrania. Han sido muchos los contratiempos que hemos podido leer acerca de esta lucha de un gran titán como es y ha sido Rusia y uno un tanto más pequeño como es Ucrania.

Sus desavenencias vienen de lejos

A los periodistas que informan desde Rusia o desde la propia Ucrania, en ocasiones no los tenemos en cuenta, pero ellos cubren para el mundo distintas informaciones. Uno de estos jóvenes periodistas se llama Daniel Utrilla y tan solo esbozamos sobre él una mínima biografía o perfil.

Este madrileño nacido en 1976 tuvo la ocasión y el interés por este gran coloso que antes se llamó la Unión Soviética y ahora con Putin a la cabeza es la aclamada por muchos Rusia.

No sabemos si es la Rusia de los zares, pero sí es una Rusia a la que muchos admiran, como es el caso de Utrilla.

Entre diversos medios de comunicación trabajó para el diario La Razón siendo su corresponsal y envió desde Rusia las noticias que a unos interesaban para ser publicadas y a otros no. Tiempo más tarde lo ha hecho para el diario El Mundo.

Una editorial pequeña ha publicado la obra de Utrilla en torno a lo que él denominó Mi ovni de la Perestroika. Un viaje al corazón de Rusia tras la noticia más extraterrestre de la Historia.

En libros del K.0 nos hemos podido acercar no solo al libro de Daniel sino también a otros que en su momento gracias a su calidad de la misma hemos podido saborear. Cuando Alberto Núñez Feijóo era presidente de la Xunta de Galicia nos pudimos asomar a las páginas de Fariña del periodista Nacho Carretero, que más tarde sería llevado a las pantallas de televisión. Ahora Núñez Feijóo es presidente del PP y en ese momento dicho título hasta llegó a molestar.

Volvamos a leer ese trabajo

Podemos decir algo de un libro escrito por el exdirector de El Mundo David Jiménez con el muy apropiado título de El Director cuando ahora mismo el propio diario El Mundo parece estar en un instante de transición con el periodista Joaquín Manso a la cabeza. O las distintas crónicas escritas por Eugenio García Gascón en su La cárcel identitaria al encontrarse inmerso en la cultura del árabe y el hebreo en Jerusalén.

Solo una editorial como libros del K.O. nos puede acercar a estos periodistas que pisan la calle y no lo hacen desde un cómodo despacho. Cuando ojeamos el trabajo de Utrilla en torno a la Historia, donde utiliza el ovni de Vorónezh como un verdadero hilo conductor, nos damos cuenta de todo ello haciendo así un texto mucho más enriquecedor.

Ha publicado A Moscú sin Kaláshnikov. Una crónica sentimental de la Rusia de Putin envuelta en papel de periódico. Un título tan aclaratorio como sugerente.

Y un 9 de octubre de 1989 —un mes antes de la caída del muro de Berlín— la comedida agencia espacial Tass de la Unión Soviética lanzó una noticia de fábula. En la ciudad de Vorónezh, a 500 kilómetros al sureste de Moscú, unos niños dijeron haber visto aterrizar una esfera de luz en la que emergieron dos o tres humanoides gigantes sin cuello y con tres ojos. Ese día los extraterrestres eclipsaron al líder soviético Mijaíl Gorbachov, a su mancha y a la perestroika, su imposible plan de reajuste democratizador de la URSS. La caída del muro de Berlín en 1989 y la desintegración de la Unión Soviética en 1991 pusieron fin a la guerra fría dando paso a una polarización entre los EEUU y los llamados rogue states, Estados gamberros, delincuentes o irresponsables, definidos así por la administración Clinton como unos estados recalcitrantes que han actuado al margen del Derecho Internacional y han elegido no tan solo quedarse al margen de las democracias sino atacar esos valores fundamentales. Y en verano de 1961 en el propio Vorónezh miles de sus habitantes en pleno día observaron lo que se conoce como una nave nodriza, un cigarro de al menos 800 metros permaneciendo inmóvil a unos dos kilómetros de altura hasta que comenzó a hacerse transparente y desaparecer poco antes de que unos cazas llegaran.

Agradecemos a Pablo Maljean de Libros del K.O que nos haya enviado dicho ejemplar tras haber pasado ya un tiempo de su publicación y a su autor Daniel Utrilla pues gracias a una buena editorial y a un buen autor muchos lectores ahora entenderán con ese ovni de Vorónezh lo que está sucediendo actualmente.

Compartir el artículo

stats