Kiosco

La Opinión de A Coruña

Mónica Vázquez

Todo a la vez en todas partes

A veces hay que ir al cine sin saber qué vas a ver exactamente. A veces hay que fiarse del instinto que te llevó a buscar un trailer o sinopsis, confiar ciegamente en la curiosidad que alimenta religiosamente tu buscador de Google y sentarse en la butaca precarios de certeza, armados de preguntas y expectativas a medio hilvanar. Y pocas películas se lo merecen tanto como Todo a la vez en todas partes.

Escrita y dirigida por Dan Kwan y Daniel Scheinert, Todo a la vez en todas partes es una película de ciencia ficción de un humor ácido y afilado que te saca carcajadas limpias y te deja pensando entre golpes de gracia. Ciento treinta y nueve minutos arrolladores, llenos de acción deliciosamente coreografiada para contar una historia profunda, cortante y redonda, sin brechas ni agujeros por los que la lógica pudiera hacer aguas. Michelle Yeoh protagoniza este filme interpretando a Evelyn Wang, una mujer chino-estadounidense con un don muy peculiar, llenando la pantalla de carisma y el peso indescriptible de un currículum plagado de joyas como Tigre y Dragón, El mañana nunca muere, o Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos. Dando vida a su marido, vemos volver a la gran pantalla a Jonathan Ke Quan, quien nos robara el corazón de niño en películas como Indiana Jones y el templo maldito y Los Goonies. Cerrando el circulo familiar, el mítico James Hong encabeza el árbol genealógico y una increíble Stephanie Hsu lo cierra como la hija de Evelyn y Waymond.

Es difícil de explicar por qué deberías correr hacia tu cine más cercano para ver esta maravilla de película sin contarte detalles sobre ella, así que espero querido lector que me perdones la osadía de apelar a tu imaginación y sed de aventuras narrativas cuando te diga que no dejes que nadie te cuente nada, cuando te pida que te regales una entrada para Todo a la vez en todas partes y te sientes a oscuras armado de tu snack favorito. Híncale el diente a una de las mejores películas del año y sumérgete en la fantasía de dilemas morales resueltos y comedia de todos los sabores. ¡Que aproveche!

Compartir el artículo

stats