Kiosco

La Opinión de A Coruña

Juan Soto Ivars

La hoguera

Juan Soto Ivars

¿Reaccionario o progresista?

“Si tu novio ve pornografía, yo te pregunto, hermana, ¿qué estás esperando para que sea tu ex?”. Un tuitero publicó esta frase copiada y pegada de otra cuenta, y lanzaba a sus seguidores una adivinanza. ¿Era la autora una mujer reaccionaria o progresista? Sin más información, sin una foto de perfil o las palabras clave de la bio, es un reto acertar. La cruzada contra la pornografía tiene distintos matices entre la gente mojigata (a la antigua) y la gente mojigata (a la moderna).

Unos justifican su aversión al porno con el pecado de la lujuria y la deshonestidad y otros desde la sospecha de que es la industria del abuso, la cultura de la violación y la prostitución. A veces quedan establecidas inverosímiles alianzas. Se vio con la votación en el Congreso sobre la prohibición de la prostitución, que logró poner de acuerdo al PP, Vox, el PSOE y una parte de Podemos (En Comú votó en contra). El sexo sigue siendo un territorio resbaladizo hasta para las numancias ideológicas.

Sin embargo, no hay nada nuevo bajo el sol: JM Coetzee dedica un extenso capítulo a esto en su libro Contra la censura, donde recoge los argumentos de Andrea Dworkin y Catharine MacKinnon, feministas radicales que se aliaron en los años 80 a los fundamentalistas evangélicos en la primera gran cruzada contra el porno, que como todos saben fracasó aplastada por globos de silicona.

Dado que durante los últimos años la retórica de una parte del feminismo se ha teñido de elementos de estilo como “Hermana, yo sí te creo”, “sororidad” y esas cosas, una frase como la del tuit resulta ciertamente enigmática si nos preguntamos por la ideología. Por otra parte, la manía de moralizar en las redes sociales sobre la vida íntima de los demás, y decir al mundo lo que las buenas chicas tendrían que hacer con sus novios, también ha recorrido el arco parlamentario de un extremo a otro. La invasión de la vida privada ya no pertenece al reino de las sacristías. Aquí siempre sale alguien a decirle a un hombre o una mujer lo que tiene que hacer para evitar el pecado.

Así que, ¿pertenece el tuit a una feminista de izquierdas o a una señora que añora la Sección Femenina de Pilar Primo de Rivera? ¿Se refiere ese “hermana” a las mujeres empoderadas del s. XXI o a las que opositan para ir al paraíso? Si alguien se atreve a responder, para eso está la sección de comentarios. Si lees en papel, puedes anotar tu respuesta en el margen.

Compartir el artículo

stats