Kiosco

La Opinión de A Coruña

Matías Vallés

Al azar

Matías Vallés

El circo de la familia Ferreras

En honor del prestigio de La Sexta, cabe precisar que no he actuado nunca en el programa de Ferreras, y una vez en El objetivo de su esposa Ana Pastor. Gratis total, al igual que todas mis intervenciones en esa cadena, sin pagar se levantan grandes imperios. Descartado por tanto el vínculo, admito que el jefe de prensa del Real Madrid revolucionó el periodismo político practicándolo a imagen y semejanza del deportivo, en la línea de José María García. En la España contemporánea, el Florentino más intocable que su amigo Juan Carlos I es Dios, y Ferreras su profeta.

El escándalo madrileño y por tanto provinciano en curso demuestra también que la variante más corrupta del periodismo se llama fact checking, más venenoso y pretencioso que el fuck checking. Lanzamos nuestros mensajes incontestables, neutralizamos a los enemigos bajo la excusa de chequearlos, defendemos nuestros intereses y cobramos por partida doble. Un provechoso negocio, ahora desnudado porque a sus promotores les ha perdido la arrogancia y el exceso de confianza, su condición de árbitros partidistas. La patética pretensión de ofrecer la versión definitiva solo se ve superada por los tertulianos progresistas de pitiminí, que presumen de que no se sentaban a la mesa con cámaras junto a Eduardo Inda para compartir el banquete, sino para desmentirle. Encima debemos estarles agradecidos, cuando el ultraderechista les ganaba con sus excesos el sueldo que ellos nunca conseguirían con sus discursos floridos. Florentino, Ferreras, Inda, hala Madrid real, Gobierno incluido.

El problema de Inda es que se toma en serio, y el problema de Madrid es que se toma en serio a Inda. Los ucranianos eligieron presidente a su Ferreras cómico, pero no me imagino al sermoneador tembloroso de esta semana ante los tanques de Putin. Aunque tuvo su mérito convertir en un espectáculo la investidura de Jordi Turull. No se debe juzgar a las personas por sus conversaciones privadas, pero la caída del circo de la familia Ferreras es un capítulo hilarante del Madrid contemporáneo que se cree España.

Compartir el artículo

stats