Kiosco

La Opinión de A Coruña

Javier Cuervo

un millón

Javier Cuervo

La estatura y lo demás

Los adultos de formación universitaria miden 3 centímetros más que los que solo han acabado primaria y esa diferencia no la dan los libros de texto. A partir del establecimiento de la estatura media mucha gente queda en la categoría de bajos por un centímetro, como se queda fuera de podio por una décima de segundo. Hay cosas que se atribuyen a las razas, pero dependen de las cosas del comer, con las que no se debe jugar. Los chinos de Estados Unidos son más altos que los de China. Pero en Europa, los nórdicos son más altos que los latinos. Con un danés bajo haces un español alto. En el dimorfismo sexual, las mujeres suelen ser varios centímetros más bajas que los hombres, pero una sueca media iguala a un español de estatura normal.

Belleza y estatura funcionan como ascensores sociales si se saben administrar. En la captación de directivos se elige más a los altos. Las clases más pudientes tienen más catálogo donde escoger pareja y de ahí la alianza pública entre millonarios y modelos, algo que mejora la raza del dinero.

En un paseo por los elegantes Campos Elíseos de París no me sentí a la altura de ninguna circunstancia: era bajo de poder adquisitivo, de estatura, de nivel de francés. Hora y media después en el encantador barrio latino bajó varios centímetros la estatura media, París tenía más mercancías para mí y subió mi manejo del idioma.

En España, que tiene una larga tradición de poca alimentación y baja estatura, se dice más “bajito” que “bajo”. Es así, como se dice “cojita” y “cojo” en un caso de acentuado dimorfismo lingüístico de género. El diminutivo piadoso plantea una duda: ¿Un “bajito” es tan bajo que pide definirlo con un diminutivo o es alguien que no llega a estar tan escaso de estatura como para llamarlo bajo? Hay un dimorfismo social. En este momento está acentuándose porque los pobres que crea la inflación han perdido el ganado de la dieta y los peces no son pescado para sus hijos. La desigualdad crea bajos, pero a las pobres guapas y altas les da la oportunidad de un millonario. El sistema es perfecto.

Compartir el artículo

stats