Kiosco

La Opinión de A Coruña

Pedro de Silva.

Es la guerra, amigos

La inmensa mayoría de españoles vivos no conoció de forma directa una guerra. Ahora, con una lentitud no exenta de cierta majestad, vamos entrando en una que se desarrolla en distintos frentes, el militar, el económico y el político. Nada de lo que ocurre y ocurrirá, en Europa y en España —la crisis de abastecimiento energético, la inflación, el colapso de algunos mercados, unas reacciones sociales que irán creciendo— deja de estar relacionado con ella. Será una dura prueba que desencajará nuestras previsiones en muchos órdenes, pero incluso podríamos darnos por satisfechos si se logra mantener el modelo de guerra contenida, limitada a un campo de batalla acotado y con empleo de armas convencionales. A la espera de un armisticio que le ponga fin, debemos asumir —porque no hay otra— la triste realidad de un conflicto bélico que pondrá a prueba a Europa y nos afectará a todos.

Compartir el artículo

stats