Kiosco

La Opinión de A Coruña

El inventor de ‘Masterchef’, el negocio de las franquicias

Es relevante, desde el punto de vista televisivo, que para concluir la décima edición de Masterchef hayan invitado al inventor de este formato, el británico Franc Roddam.

¡Ah! El mundo de las franquicias televisivas es un negocio fabuloso que mueve miles de millones en el mundo y constituye uno de los corpus más fundamentales del business. Contó Roddam que inventó Masterchef cansado de escuchar que la gastronomía british era una birria. Inventó como programa para potenciar la gastronomía en Inglaterra. “Fue un acto de patriotismo”, añadió esbozando una sonrisa.

Hombre, no sé si ha conseguido mejorar el arte culinario de los ingleses, pero lo que es seguro es que su invento ha sido un negocio redondo y rotundo. Masterchef se viene emitiendo en más de 40 países. Dicen que lleva una audiencia acumulada de más de mil millones de personas. Y el business sigue funcionando a las mil maravillas.

No es exactamente una franquicia al estilo McDonald’s, pongamos por caso, en donde la base es la globalización del producto. Un BigMac, por ejemplo, es prácticamente igual aquí que en la China popular o en Luxemburgo. Masterchef es un tipo de franquicia distinta. Como programa de tele tiene un formato, eso sí, y un determinado grafismo que hay que mantener. Y se pagan los correspondientes royalties. Pero el desarrollo gastronómico depende de cada país.

Los platos que se preparan en Masterchef USA, por ejemplo, nada tienen que ver con este menú, sofisticado y sublime, que ha preparado la concursante María Lo y con el que ha ganado el concurso. Tomen nota: cigala marinada con jugo de cap i pota, lentejas, caviar, polvo de jamón ibérico, y esferificación de apionabo. Eso lo emites en Dakota del Sur y resucita el general Custer. Lo bueno de las franquicias televisivas es que funcionan como una renta vitalicia. Cuestan una pasta las patentes y registros que tienes que sacar en medio mundo, eso sí.

Ahí entran las grandes productoras. Masterchef, inventado por Roddam, lo maneja la potente multinacional Banijay Group. El caso de Big brother (aquí Gran Hermano) que creó el holandés De Mol es parecido: se emite en 22 países. De cara al negocio es mucho más rentable, y rápido, inventar un formato televisivo que quemarte las pestañas durante dos años escribiendo una novela, encerrado en la soledad de tu cuartito.

Compartir el artículo

stats