Kiosco

La Opinión de A Coruña

A golpes de patria y de bandera

En reconocimiento a sus 16 años seguidos protagonizando El intermedio, el imperio Atresmedia le ha confeccionado al Gran Wyoming un homenaje en forma de sesiones conversativas con el cineasta David Trueba. El primer capítulo lo han dedicado a hablar de la patria y la bandera. ¡Ah! Son dos temas que van entrelazados y son tremendos, estoy de acuerdo.

“Los menos patriotas que yo he conocido en mi vida son aquellos que continuamente se definen como patriotas”, advertía Wyoming para ir haciendo boca. Coincido con esta apreciación. Hay mucho patriota suelto que en realidad confunde la patria con todo aquello que favorece sus intereses particulares, ya sean ideológicos o económicos.

Estaban en aquel momento paseando por el Thyssen y se detuvieron frente al retrato de Fernando VII que en 1815 pintó Goya. Coincidieron Wyoming y Trueba analizando al elemento: “Ese fue el peor. Se lo cargó todo. A partir de él, ya no volvimos a levantar cabeza”. O sea, era un regio patriota. A pesar de ser nefasto, Goya le pintó gloriosamente muchas veces. Era su modus vivendi. Luego se redimía pintando las pinturas negras. Ese también hubiera sido un buen tema de conversación.

En cuanto a la bandera, recordaba Wyoming que en la Transición, “venían los Guerrilleros de Cristo Rey y nos atizaban con los palos de las banderas”. Efectivamente. El palo de la bandera es peligroso. La tela pintada de colores, también. “Hoy vas a un mitin del PP y lo primero que te dan al entrar es una bandera de España”. Es verdad, la usan como si solo fuera de ellos.

Recuerdo una entrevista al expresidente brasileño Lula da Silva en La Sexta en 2020, recién salido del penal de Curitiba, en donde evocaron su primer mitin político en Porto Alegre, ese instante en el que gritó: “¡Quitad las banderas!, me impiden ver a la gente”. Y recuerdo también aquellos versos de Neruda, de 1963: “El loco viento de las banderas / hará que emigren mis raíces / a buscar otras tierras”.

No sé si en próximas jornadas Trueba le pedirá a Wyoming que reflexione sobre su trabajo en El intermedio. Sería interesante. ¿Hay que hacer humor, o hay que hacer trinchera? ¿El sarcasmo debe estar bien repartido, o debe estar al servicio de una ideología concreta? En un momento dado Trueba dejó caer: “Wyoming es todavía más brillante cuando hace humor contra alguien”. Ese es el tema.

Compartir el artículo

stats