Kiosco

La Opinión de A Coruña

Tino Pertierra.

Solo seRÁ UN MINUTO

Tino Pertierra

La cartelera que no existió

La cartelera de la actualidad veraniega está cargada de títulos que prometen emociones fuertes. Por ejemplo, Desencuentros en la tercera frase, precuela de El árbol de las perezas, sobre un escuadrón de tertulianos que se pegan mamporros verbales ya en los títulos de crédito, como si fueran John Wick o Lara Croft. Duro y a la cabeza. O Bailando con lodos, un musical que reúne las letras más machistas y pegajosas de los últimos tiempos. No perderse Alguien voló sobre el nido del bulo, una obra maestra sobre las redes sociales. Ni Uno de los vuestros, sobre esos políticos que defienden a caspa y espada a sus colegas corruptos (del mismo partido, claro). Imprescindible: El silencio de los borregos, secuela de Sin novedad bajo la frente, que aborda con rigor y profundidad el curioso caso de los famosetes sin oficio y mucho beneficio que cuanto más gritan menos se les oye.

Qué ganas hay de ver Laberinto de presiones, sobre el vodevil de los altos cargos de Europa en asuntos económicos. Hablan muy bien de ¿Qué he hecho yo para perder esto?, una alocada comedia sobre un dirigente político que cometió varios errores consecutivos y cayó con todo el equipo, apuñalado incluso por sus más fieles seguidores.

Suena para los Óscar el drama El hombre intranquilo, sobre un presidente de Gobierno que no las tiene todas consigo a la hora de revalidar su estancia en el más alto poder. La hoguera de las realidades ha triunfado en varios festivales por la hondura de radiografía de ciertos métodos antiperiodísticos (remake del clásico Bulos sobre Broadway). Y para los más exquisitos, atentos a Qué verde era mi calle, una evocación nostálgica de aquellos tiempos en los que el Apocalipsis now climático aún no era nuestra Perdición.

Compartir el artículo

stats