Kiosco

La Opinión de A Coruña

Pedro de Silva.

Lo peor de todo el limbo

Debéis procurar ser insobornables, dice el druida Vindio. ¿No vendernos jamás por dinero, quieres decir? —le preguntan. Bueno, esos sobornos son los más abyectos y miserables, pero los hay aún más devastadores. ¿Tal vez los que tienen lugar mediante honores? —inquieren. Tampoco —responde—; esos, por definición, pueden tener incluso su cara honorable, y además saltan a la vista de todos, pues para eso son. ¿Los que se hacen con entregas de amor o de sexo? —insisten. Donde metas el amor por medio te armarás un lío, así que deja eso —contesta Vindio; y añade al fin: los más devastadores no dependen del precio del soborno, ni de su clase, sino de la entrega que hagas a cambio. Lo que nunca debes entregar es tu criterio para juzgar las cosas con independencia, y menos aún cuando ese juicio puede perjudicarte. Siempre mejor en el infierno que en el limbo, remata el druida.

Compartir el artículo

stats