Kiosco

La Opinión de A Coruña

SI NO LO LEO NO LO CREO

Un carro de la compra, aparcado en la ORA

Sin pisar la línea azul que delimitaba la plaza, perfectamente ubicado en paralelo a la acera y a la delimitación, aunque, eso sí, sin tique de la ORA visible, se encontraba ayer aparcado en la calle Juan Flórez un carrito de la compra, como los de los supermercados. Su conductor o conductora lo dejó estacionado en una plaza situada junto a dos contenedores, enfrente de la tienda de Zara que existe en esa calle. El carrito se encontraba colocado ruedas arriba: reposaba sobre la parte que, en circulación, toca con la persona que lo lleva y tenía hacia arriba lo que en un barco sería la proa. Al revés que en el hundimiento del Titanic, vaya. Esta colocación garantizaba al carrito un apoyo estable, reducía la superficie de aparcamiento que robaba a vehículos a motor e impedía que se fuera calle abajo al dejar las ruedas inutilizadas.

Compartir el artículo

stats