Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Javier Cuervo

Ayuso y todas las derechas

Muerto Franco, si alguien le decía a Manuel Fraga que la derecha no era él, se arriesgaba a que se quitara la americana y se le fuera encima con ímpetu y tirantes. Y mira que entonces Franco era el fantasma de la casa, en los cuarteles se conspiraba para golpear al Estado y Blas Piñar apiñaba una extrema derecha pistolera. A Alberto Núñez Feijóo, nieto político de Fraga, por Galicia y por derecha, no le pasa lo mismo que a su abuelo (ni a su bisabuelo).

Feijóo sufre a todas las derechas que influyen en el PP desde fuera porque no se han encontrado un líder con tirantes que las embride. Sin un orden que los concierte, la derecha es un conjunto de intereses al que el líder ha de obedecer y no al revés, como parecería. Hay una derecha jurídica vista en el proceso de no renovación del Consejo General del Poder Judicial; una derecha mediática que desde diferentes cabeceras (en propiedad o alquiler de distintas derechas) lo ha contado; una derecha económica que les plancha las promesas electorales desde distintas patronales; una derecha con derecha condensada llamada Vox; una derecha militar y policial bajo el uniforme; una derecha con su memoria histórica vencedora entre el barrio Salamanca y Cuelgamuro; y una derecha religiosa en la conferencia episcopal, rebelde al Papa. La orquesta de la derecha reúne muchos instrumentos en manos de solistas que no se someten al director.

Así lo tiene Feijóo, que no ha librado su liderazgo galaicamente con silencio o ambigüedad al parar el pacto con el Gobierno socialista, sino que ha sido atropellado por los mismos que acabaron políticamente con su antecesor, Pablo Casado. Cuando hay mucho barullo de operaciones la solución algebraica es despejar, y cuando se despeja en el PP siempre aparece IDA (Isabel Díaz Ayuso) a orillas de MAR (Miguel Ángel Rodríguez), que tan bien sirvió a José María Aznar (JMA). IDA, que acabó con Casado gracias a la habilidad de MAR, es la anfetamina de la derecha, la mantiene excitada, alerta, despierta, y aspira a aprobar en la convocatoria en que se presente.

Compartir el artículo

stats