Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Agustí Sala

¿Qué pasa con los depósitos?

Lo de los depósitos bancarios me recuerda a ese efecto cohete-pluma denunciado hace años en el mercado de los carburantes. Cuando el petróleo sube, esto se traslada rápido al precio que paga el usuario de la gasolina. No, en cambio, cuando baja.

Es lo que pasa con la remuneración (si puede llamarse así) del ahorro en el banco desde que en abril el euríbor, la principal referencia para las hipotecas variables, salió del terreno negativo y se ha disparado de una forma jamás vista antes en tan corto plazo. Atrás quedan seis años de intereses negativos y de ingeniárselas con comisiones y otras medidas (incluso fusiones) para salir adelante, con un euríbor que hoy se sitúa en una media que se acerca al 3% y préstamos con TAE del 2,36% en las hipotecas (en enero era el 1,54%) y del 8,09% en los créditos al consumo en septiembre. De ahí el pacto para aliviar la carga a los clientes vulnerables, hoy, pero a costa de más intereses en el futuro.

En cambio, las cuentas a la vista rentaban una media del 0,02% en septiembre. A plazos de hasta un año, el 0,016%, el 0,59% hasta dos años; y el 0,98% a más de dos años. Para los saldos vivos, a la vista es el 0,02%; hasta dos años, el 0,05%, y más de dos años, el 0,30%. La inflación, por su parte, está en el 7,3% (llegó al 10,8% en julio). Los intereses también han subido, pero a menor velocidad. Es verdad que son activos que carecen del riesgo de, por ejemplo, las acciones, pero les afecta otro que no es menor: la inflación, que erosiona el valor del dinero.

Decía el otro día un banquero que la banca podrá volver a ofrecer remuneraciones interesantes al ahorro, por primera vez desde 2016. Lo cierto es que ya podrían hacerlo, como ha sucedido en otro países europeos y reclama incluso el Banco Central Europeo (BCE). Pero quieren exprimir esta etapa en la que el diferencial entre lo que cobran por prestar el dinero y el interés que pagan por custodiarlo es grande. Los resultados del sector hasta el tercer trimestre reflejan una gran mejoría que quieren apurar, pero ¿no es hora ya de mayores subidas para el ahorro?

Compartir el artículo

stats