Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Verónica Fumanal

¿Quién ganará las elecciones de 2023?

España se enfrenta a un año electoral de altísimo voltaje. Si pensábamos que nada podía superar al año 2019, en 2023 se espera una intensidad mayor si cabe, debido al choque de trenes ideológico que auguran los dos grandes partidos. Si alguien les asegura que uno u otro va a ganar las generales es que está intentando influenciar, pero sin base científica. En estos momentos, a casi un año de las elecciones, la distancia es tan pequeña y las variables tan fluctuantes que resulta imposible asegurar con certeza qué pasará cuando Feijóo se enfrente a Sánchez en las urnas… aunque, ya se sabe, siempre hay quien dirá que ya lo sabía, porque, al fin y al cabo, es una cuestión de azar al 50%. Pero ¿qué cuestiones serán importantes para determinar el resultado?

28 de mayo

La política es, también, un estado de emoción, y, por lo tanto, la lectura que se hagan de las elecciones municipales y las autonómicas convocadas serán determinantes para afrontar las elecciones generales. El optimismo y las expectativas son factores determinantes del voto; por ejemplo, si un partido consigue generar un entorno favorable hacia sus posibilidades se activa el efecto carro ganador, mientras que, si parece que tiene pocas posibilidades, las pocas que tienen acaban por diluirse. Así que la batalla por el relato en mayo será preelectoral, pero también y con más ahínco si cabe, poselectoral.

Economía doméstica

Las encuestas siguen marcando una divergencia entre la situación personal y la nacional, mientras que la primera es buena o muy buena para casi el 70% de la población, casi el mismo porcentaje asegura que es mala a nivel nacional. La campaña de la oposición sobre el apocalipsis zombi económico que se cernía sobre el supuesto otoño caliente ha quedado en unos indicadores buenos, incluso por encima de la media. Pero si hasta incluso la Unión Europea ha aprobado lo que el PP denominó el “timo ibérico”, es decir, el tope del precio del gas. Así pues, España no va mal, teniendo en cuenta la situación internacional, sin embargo, la oposición ha conseguido vender esa sensación de crisis incipiente que altera la percepción entre lo que se vive a nivel personal y lo que se cree a nivel macro.

La tercera posición

No apostaría a que en España no repetiremos elecciones generales, ni a que quien gane las elecciones gobierne. El tercer partido y con qué fuerza cuente podría determinar el Gobierno de España, más que el primero. En este sentido, resulta fundamental despejar la incógnita de “lo de Yolanda”, es decir, será capaz la vicepresidenta de formar Sumar de verdad, con la integración de todas las fuerzas a la izquierda del PSOE o por el contrario habrá una nueva división en el espacio con dos listas, la de Sumar y la de UP. En este sentido, también será importante el porcentaje de voto de Vox y la capacidad de Feijóo de ampliar su base electoral desde el centro, de lo contrario, no tendrán la fuerza suficiente para formar gobierno ellos solos. Disfruten de la tregua política, el 2023 viene fuerte.

Compartir el artículo

stats