Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Pedro de Silva.

¿Todo acaba encajando en España?

El misterio de los empates en los enfrentamientos cruciales, del que aquí se hablaba hace días, se repite en el que ha puesto a temblar las instituciones del Estado. A largo plazo gana el Gobierno, que ha conjurado la estrategia de la derecha de saltarse una legislatura en la renovación del Tribunal Constitucional, pero a corto la oposición ha cortado brotes de juego bronco y sucio de Sánchez. Imposible saber si hubiera sucedido lo primero sin lo segundo. Así que, como corto y largo plazo son relativos en política, no gana nadie salvo el Estado y sus instituciones, incluida (ante la opinión) la Corona, tan necesitada de ello. Un triunfo éste que Sánchez, supervisor del discurso regio, ha puesto en sus manos, pues si era ya inevitable el empate mejor que quien pitara el final fuera el Rey, al que a fin de cuentas Sánchez necesita para sus equilibrios (juegos malabares según muchos).

Compartir el artículo

stats