Con el cambio de año, me armé de valor para tirar la cantidad de recortes de periódicos que acumulé a lo largo de 2022 pensando que me servirían para escribir sobre esos temas. Eran tantos que, tras agruparlos, los extendí sobre el suelo del despacho porque sobrepasaban los límites de mi mesa de trabajo. Hay de todo, positivos y negativos, y siempre referidos a Galicia.

Y empiezo mi personal recordatorio: 1) Ambiciosos proyectos de centralizar en el puesto exterior de Langosteira industrias de energías renovables y verdes. 2) Localidades coruñesas donde aumenta la población —en la zona costera, sobre todo— frente al resto del interior, que la pierden. 3) Es penosa la penuria de la línea férrea Ferrol-La Coruña, casi igual desde su inauguración en 1913. 4) Dicotomía de recursos para los corredores atlántico y mediterráneo: gana el mediterráneo por goleada. 5) Hay un sector en el que Galicia está entre las “10 top regiones europeas”: el sector lácteo. 6) En el sector industrial también hay un canto de esperanza con un mineral muy preciado, el níquel, para baterías, que una empresa sueca pronostica millones de toneladas en Galicia. 7) Para acabar con buen sabor de boca este recordatorio, hay buenas perspectivas para aeronaves no tripuladas que se investigan y ensayan en Rozas (Lugo). El hecho de tirar esos recortes no quiere significar que no acabe escribiendo algún “minuto” sobre ellos.