Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Pedro de Silva.

La arriesgada aventura de contarse

Aunque al último filme de Alejandro González Iñárritu, Bardo, le lluevan críticas que reprueban su ego y narcisismo, hay narcisos y narcisos, según se merezca o no darse a mirar. González Iñárritu ya era admirable antes de Bardo, pero en Bardo estiliza su gran talento plástico, la capacidad para conmover con la imagen sin más, los hallazgos de magia disparatando buñuelescamente nuestro sencillo entorno, el humor para marcar una distancia suficiente de sí mismo y su país, la fusión de cronista (del México de hoy, de su vida o vaticinios) y ucronista, el fluir sin rumbo por las cañerías de lo cotidiano. Aviso: no es recomendable para el espectador que busque una historia o una explicación a lo que ve, pero el arte nunca ha estado ahí para dar explicaciones. Ha tenido además el soberano acierto de contarse mágicamente mediante actor tan enorme y versátil como Daniel Giménez Cacho.

Compartir el artículo

stats