Cuando se estudian los misterios que existen en nuestros cielos se llegan a establecer verdaderos proyectos en torno a ellos. Ha habido numerosas preguntas sobre una vida inteligente o no.

La serie llevada a cabo por Carl Sagan, Cosmos, fue un boom dentro de una ciencia abierta a unos mundos aún por descubrir. Fruto de sus experiencias tuvo lugar la publicación de Carl Sagan. Una vida en el Cosmos, del ensayista americano William Poudstone, donde su autor “revela y documenta con rigor aspectos rara vez tratados de la vida de Carl Sagan: el legítimo e importante trabajo al comienzo de su carrera científica, su capacidad casi obsesiva para embarcarse en proyectos infinitos como la búsqueda de vida extraterrestre”.

El astrofísico Avid Loed en su Extraterrestre. La humanidad ante el primer signo de vida inteligente más allá de la Tierra nos descubre “las características del objeto volador que fue avistado en Hawái en 2017 dando cabida tan solo a una explicación evidenciando la vida y tecnología extraterrestre…”.

Otros autores como el profesor de filosofía y pensamiento religioso Jeffrey J. Kripal va más allá en Autores de lo Imposible… Lo paranormal y lo sagrado. No se queda con los casos de ovnis o de supuestos objetos volantes no identificados sino que habla largo y tendido con los principales investigadores a nivel mundial.

Son personas como el astrónomo e informático Jacques Vallée y el filósofo y sociólogo Bertrand Méheust quienes vinculan tanto lo sagrado como lo científico y si recurrimos en estas mismas páginas al periodista Santiago Romero hay que recordar, no sabemos si a un pionero, pero sí a una persona como fue Óscar Rey Brea cuya definición no es “El Gallego Sabio”, como se le ha descrito, sino una persona que en una época distinta a la actual hizo de la curiosidad una de sus principales virtudes. Al finalizar la Guerra trabajando en el Observatorio Meteorológico en A Coruña fue testigo junto a sus padres entre otros coruñeses de un avistamiento un 15 de octubre de 1945 en los Cantones. ¿Gallego Sabio?

¿Quién en su campo, sea este filosófico o sociológico, no ha tenido algún desencuentro con compañeros simplemente por no estar de acuerdo haciendo de un tema interesante algo más enriquecedor si cabe?

Utilizamos la palabra extraterrestre con demasiada facilidad y quizás haya sido ese el principal motivo por el cual Chris Aubeck con un dominio de varios idiomas e inquietudes en distintos campos y una curiosidad tan grande como tenía el propio Rey Brea ha publicado Artefactos alienígenas. La historia de cómo llegamos a creer en los visitantes de las estrellas. Volumen I desde la antigüedad hasta 1880.

Aubeck es autor junto con Jacques Vallée de Wonders in the Sky 2010 y con Juan José Sánchez Oro ha publicado Ooparts en 2015. En su nueva obra nos sumerge en el túnel del tiempo abordando aspectos que hasta ahora eran un tanto desconocidos “Los extraterrestres en la literatura”, hasta con un capítulo Génesis en la literatura. ¿Qué lleva a estos autores, no sabios, pero sí curiosos y humanistas a dedicar su tiempo e ir a los distintos archivos, como es el caso, y escribir uno o varios libros? ¿Artefactos alienígenas?