Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Matías Vallés

AL azar

Matías Vallés

En qué estabas pensando, Biden

El frenesí informativo arrastra los instantes decisivos, que no tienen tiempo de instalarse en la psique global. El imperio del comentario ahoga la simplicidad expresiva de las escenas que definen nuestro siglo. Por ejemplo, Joe Biden divaga como de costumbre en una rueda de prensa reciente, cuando un periodista le interrumpe con cajas destempladas para reclamarle una explicación sobre los documentos oficiales esparcidos por su domicilio. El interrogante restalla como un latigazo, “¿en qué estaba usted pensando?”, que la duplicidad del inglés y el tono desabrido permiten tutear como “¿en qué estabas pensado?”.

En efecto, no se trata de un interrogante sino de un desafío, tal vez la pregunta más despectiva planteada a un todopoderoso. En la Roma clásica se hubiera decapitado al insolente, la mayoría de gobernantes del planeta no encajarían ese tono sin represalias, ningún periodista se dirigió con conmiseración equivalente a Obama o Trump. A la hora de la confesión personal, todos querríamos afrontar en términos definitivos al poder en un cara a cara, al mismo tiempo que consideramos inconveniente el asalto en términos de reproche inquisitorial a la dignidad de la presidencia.

El bofetón acerado “¿en qué estabas pensando?” arrancó incluso a Biden de su estupor. El periodista le estaba recriminando que guardara documentos secretos en su estiloso Corvette Stingray del 67, y el presidente matizó que el coche se guarda en un garaje cerrado, como si ese detalle mejorara la conservación de los papeles. La pasividad presidencial al estilo Rajoy disipa las sospechas de un encubrimiento más probable en su predecesor, por lo que el actual inquilino de la casa Blanca sería culpable de negligencia. En medio de la violencia de la escena, vuelve a sorprender su pasividad, dolorosa cuando poco después intenta seguir sin éxito el ritmo del homenaje cantado a Martin Luther King. El inexpresivo emperador del planeta no tiene nada que bailar ni que decir, tal vez sea mejor así.

Compartir el artículo

stats