Mis años con Juan Pablo II

Roberto Carlos Mirás

Roberto Carlos Mirás

Cuando ya llevamos un tiempo escuchando los distintos actos que realiza el papa Francisco, un argentino jesuita en la silla de Pedro, han sido varios los autores que, de una manera directa o indirecta, a través de la biografía o un documental nos han acercado a la figura de este pontífice, siendo el primer Papa argentino.

Ha sido el escritor y periodista británico Austen Ivereigh quien con su El Gran Reformador. Francisco, retrato de un Papa radical nos traslada a la figura y semblanza de este hombre que con sus gestos recuerda mucho a sus antecesores. Con entrevistas realizadas en Roma y Argentina y años de estudio sobre la Iglesia Católica contemporánea. Y de la mano de Georg Gänswein, a quien el papa Francisco mantuvo en su cargo confiándole desde enero de 2020 la tarea de dedicarse exclusivamente en ese momento al Papa Emérito, con el periodista Saverio Gaeta, explica sus vivencias en Nada más que la verdad. Mi vida al lado de Benedicto XVI. Pero algo que muchos intuían que nunca se iba a publicar por el cargo que ostentaba su autor ha visto la luz. Les hablamos de Mis años con Juan Pablo II. Notas personales, un voluminoso trabajo que ha sido publicado tiempo después de que su autor, el portavoz del Vaticano Joaquín Navarro Valls, falleciese. Hace unos años, la figura de este médico español salía en la mayoría de todos los medios de comunicación.

No hablamos de un texto más, sino de una serie de notas que el propio Navarro Valls ha ido escribiendo a lo largo de los años al lado de Juan Pablo II, conocido como el Papa viajero, lo que nos hace preguntarnos: ¿Sabía usted que los viajes del pontificado son pagados por el país al que va? O, ¿es cierto que al pontífice aún lo elige el Espíritu Santo? O, ¿qué escribe Navarro Valls sobre el encuentro de Asís?

Navarro Valls nació en 1936 en Cartagena y murió en 2017. Cuando Benedicto XVI aceptó su renuncia en 2007 volvió a ocuparse de la Medicina, colaborando con el Campus Bio-Médico, una universidad especialista en Ciencias de la Salud con pocos años de vida, pero con una entidad innovadora y de vanguardia que le cautivaron.

Sus notas personales son cercanas —no aisladas— desde aquel momento en que Juan Pablo II le propuso ser el portavoz del Vaticano. Quizás estas palabras se han hecho realidad: “Cuidado con lo que decís y con los comentarios que hacéis. Dentro de unos años lo veréis todo publicado en un libro del doctor Navarro Valls”.

Suscríbete para seguir leyendo