17 de octubre de 2014
17.10.2014

DEPORTIVO

Antonio Barragán, de nuevo gallego a repudiado

El defensa del Valencia fue en su momento la cuota gallega del 'baby-dépor' de Caparrós y acabó saliendo por la puerta de atrás

17.10.2014 | 19:05
Antonio Barragán, con la camiseta del Valencia.

Antonio Barragán fue en su momento la cuota gallega del 'baby-dépor' de Caparrós y acabó saliendo por la puerta de atrás. Su irrupción fue tan sonora como su salida y este domingo se presenta ante una afición que hay cosas que no olvida. Hasta manchas que son difíciles de limpiar. Es el único futbolista al que su peña lo repudió.

La era post-Irureta abocó al equipo coruñés a una revolución comandada por el ahora técnico del Granada y una de sus apuestas fue un joven lateral derecho que se había terminado de formar en el Liverpool. Con 19 años se plantó en Riazor marcando goles y adueñándose del puesto de Manuel Pablo. Todo parecía perfecto. Su buen momento se unió a la recuperación mediática de su galleguidad. Había nacido accidentalmente en Pontedeume, ya que sus padres estaban destinados, y con muy pocos años ya se había marchado a Sevilla. Su acento le delataba, pero a sus paisanos les hacía ilusión su protagonismo e inauguraron una peña con su nombre. Poco duró.

Sus dudas defensivas y las lesiones acabaron relegándolo y en uno de los movidos cierres de mercado de Lendoiro se quedó sin ficha cuando le quedaba un mes de recuperación de una grave lesión. Él y sus representantes legales denunciaron al Dépor por la vía laboral y consiguió la carta de libertad. Esa decisión le marcó tanto que hasta su peña renegó de él. Desde el primer momento se posicionaron con el club. Y a los pocos meses le cambiaron el nombre a su agrupación desapareciendo la palabra Barragán del mismo. Ahora es la Peña Pontedeume. Hasta ahora todos los cambios se habían producido por el adiós, pero siempre amistoso, de futbolistas como Bebeto, Ribera o Naybet, pero nada parecido a este caso.

Su escapada sin mirar atrás le llevó a Valladolid, donde se regeneró y acabó siendo traspasado al Valencia. En el Turia ha jugado, pero no ha terminado de ser reconocido y este fin de semana regresa a Riazor, el campo que le vio nacer para el fútbol de Primera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook