13 de julio de 2020
13.07.2020

La Opinión de A Coruña

ANÁLISIS

El regreso a 1997

13.07.2020 | 03:27
El regreso a 1997

A los pocos minutos de que las encuestas a pie de urna anunciasen una recuperación electoral del BNG sin precedentes que lo ha situado como líder de la oposición, pasando de cuarta a segunda fuerza en cuatro años tras una travesía del desierto de una década, Ana Pontón le daba el pecho a su hija Icía en un apartado del restaurante donde el BNG pasó la jornada electoral. Su rostro iluminaba la estancia con la claridad de los ojos de su pequeña, a punto de cumplir el medio año. Ninguna otra imagen evidencia el nuevo ciclo que experimenta el BNG, una juventud devuelta, a pesar de un contexto continuista de un Feijóo que suma su cuarta mayoría absoluta.

Hace algún tiempo, la líder del BNG, que pese a su imagen renovadora trabaja en el Parlamento como diputada desde 2004, aseguraba a este periodista que los años 90 no iban a volver para su formación, tratando de repeler las nostalgias nacionalistas de los días de gloria, apelando a la humildad para trabajar desde abajo, confinados en el Parlamento con seis escaños, con el Everest de los 18 conseguidos por Beiras como un recuerdo que no paralizase el día a día.

Ana Pontón se equivocó de plano. Los años del Beiras efervescente no volvieron, pero llegan los de la primera mujer que liderará la oposición gallega, cuyo papel al frente del BNG ha consistido en coser las costuras de una organización fracturada que tras la escisión de Amio en 2012 y que articuló su estrategia en la unidad y en su solvencia.

Despojado de los críticos y rumiando el despecho cuando a algunos de ellos les sonreían las urnas (como a Beiras o a Martiño Noriega), el BNG encontró en Pontón a la líder ideal para guiar los peores momentos de la organización, que durante las debacles electorales llegó a aplicar un ERE a su plantilla y se vio fuera del Congreso de los Diputados por primera vez en más de dos décadas.

Pero la moda rupturista ha pasado y los electores de izquierda deseosos de un cambio, no se sabe si por descarte, prefieren a un BNG unido en torno a la ortodoxia de su mensaje que los líos internos de las alianzas de Podemos, Anova, Esquerda Unida y demás facciones rupturistas e incluso que a un PSdeG gripado.

Como Beiras, Pontón ha conseguido atraer el voto de izquierdas que rechaza al PP y que no es necesariamente nacionalista. Sus estilos no pueden ser más opuestos. El brillante orador que rehúye el trabajo de campo frente a un producto de la cantera nacionalista, que cumple el protocolo frentista: pasó por Galiza Nova, milita en la UPG y llegó al Parlamento de rebote en 2004. Su sonrisa y la de Icía dibujan la ilusión de un BNG rejuvenecido. Regresa al futuro de 1997.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook