En el pleno de Sada donde la Corporación aprobó de forma unánime el plan de conservación del espacio natural del humedal de As Brañas, se supo por la denuncia de un concejal del Partido Popular en el turno de ruegos y preguntas (convertido en lo mejor de las sesiones sadenses) que el bombeo del Tarabelo tiene una avería desde hace un mes y vierte aguas residuales al río Fontoira, que desemboca precisamente en esta valiosa zona verde protegida.

El Concello de Sada adjudicó en junio del año pasado las obras del Tarabelo destinadas a mejorar el abastecimiento de agua y la renovación de las tuberías de saneamiento y pluviales, además de instalar una nueva impulsión del bombeo. Esta obra la ejecutó la misma empresa que en Betanzos acumula tres expedientes sancionadores por una demora de nueve meses en finalizar una obra.

La renovación de la tubería de impulsión del bombeo del Tarabelo, uno de los más grandes del municipio fue una de las principales razones de la mejora de las condiciones sanitarias del agua de baño de la playa de Sada, al ser durante años un punto negro de vertidos y su eliminación estaba en el plan director de saneamiento.

El alcalde sadense, Benito Portela, explicó que lo que se ha averiado no ha sido el bombeo en sí sino una tubería de conexión y que tras conocer el problema se sacó a contratación directa, por la urgencia, el arreglo de este problema, que ejecutará la concesionaria del servicio del agua, Viaqua.

La demora en solucionar esta situación, según se explicó en el pleno, se debe a la falta de suministros, un problema generalizado en toda España con algunos productos. En este caso la empresa al parecer ya recibió parte de los materiales, tipo calderería, pero aún les faltan otros.

Portela señaló que la previsión es que la próxima semana se inicien los trabajos de reparación, que se ejecutarán en dos noches previsiblemente.