El conocido como oro rojo de la cocina es un superalimento que contiene un montón de propiedades. El azafrán es la especia más cotizada del mundo y por algo es. Este ingrediente merece reivindicar su lugar en nuestras cocinas, pues apenas necesitamos una minúscula cantidad para llenar nuestros platos de su inconfundible aroma, color y mucho sabor.

El azafrán contiene propiedades antiinflamatorias que ejercen un efecto protector contra ciertas enfermedades como el cáncer. Tiene propiedades medicinales ya que es digestivo, antidepresivo y antioxidante, además de aplicaciones cosméticas y, al igual que el incienso, es un ambientador muy potente.

Una muestra de azafrán. ARCHIVO

Te puede interesar:

También destaca por su contenido de hidratos de carbono y proteínas vegetales, con una pequeña cantidad de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, así como de ciertos minerales, entre los que sobresalen el potasio o fósforo. Es conocido por sus propiedades estimulantes del apetito, relajantes y beneficiosas en el sistema digestivo. Puede ayudar a aliviar el estrés, los gases y el malestar digestivo general.

Se asocia sobre todo a la elaboración de paellas y arroces pero el azafrán ofrece una gran versatilidad en la cocina, tanto en recetas saladas como en dulces y bebidas. Si bien es cierto que al emplear una cantidad tan pequeña, su ingesta no va a proporcionar nutrientes significativos por si solos pero al condimentar con azafrán podemos reducir la sal, el azúcar y las grasas menos saludables en la cocina.