Las olas de frío dejan secuelas visibles en la piel de muchos. No son pocos los que notan los días que las temperaturas se desploman la piel más seca de lo normal, e incluso se aprecian zonas enrojecidas. Las zonas más sensibles son, por lógica, las más expuestas: la cara y las manos.

Precisamente en las manos aparecen los temidos sabañones, una alteración de la piel que se produce cuando se inflaman los vasos sanguíneos al contacto con el aire helado. Además de ser dolorosos, también producen un fuerte picor, aparte del enrojecimiento visible de la zona. Aunque es menos frecuente también pueden salir en los pies. Como curiosidad, las mujeres son más propensas a sufrir sabañones que los hombres, al igual que aquellos que tienen mala circulación de la sangre.

Lo mejor para evitar que aparezcan es comprar unos buenos guantes que aíslen las manos del frío e intentar tenerlos puestos en todo momento cuando se esté al aire libre.

Pero, si pese a todo no has podido evitarlos, aquí van unos remedios caseros que aliviarán el dolor y el picor y acelerarán su curación:

Incluye cítricos en tu dieta

Todo el mundo sabe que los cítricos son ricos en vitamina c y que esta ayuda a fortalecer el sistema inmunitario. Por algo todas las madres obligan a los más pequeños de la casa a beber un buen vaso de zumo de naranja en inverno. Unas defensas en forma pueden impedir la aparición de sabañones porque además reforzarán los vasos capilares y evitarán que se inflamen. De paso, en el caso de que aparezcan, ayudarán a que se curen más rápido.

Por otro lado, el limón también es efectivo si se aplica sobre la piel. Si se masajea la zona afectada con un par de gotas de zumo de este cítrico se notará la mejoría en horas.

Caléndula

Es habitual que la caléndula se utilice en cosméticos por sus propiedades calmantes, cicatrizantes y antiinflamatorias. En definitiva, todo lo necesario para curar los sabañones. Para potenciar su acción elige cremas que sean ricas en caléndula. También se puede tomar en infusión, lo que reportará beneficios al organismo más allá de combatir esta alteración cutánea. Se puede encontrar fácilmente en herbolarios y tiendas especializadas. Lo ideal es preparar una de estas bebidas un par de veces al día.

Infusión de nabo o apio

El nabo y el apio son dos verduras idóneas para calmar la zona afectada por los sabañones. Se puede cortar un pedazo de ellas y frotarla directamente en las heridas o infusionarlas y utilizar el agua resultante para este mismo fin. En este caso se puede sumergir la herida y dejarla cubierta de esa agua unos minutos para que la sensación de alivio se prolongue.

Otra opción relacionada con las verduras igualmente efectiva pero un poco menos agradable es utilizar la cebolla. En este caso es necesario coger un pedacito de cebolla cruda y hacer con ella una pasta. Cuidado, que este proceso hará que los ojos piquen y escuezan (si se mete en la nevera un rato antes de empezar a picarla este efecto disminuirá notablemente). A este preparado hay que añadir miel y sal. Después hay que aplicar esta crema sobre los sabañones un par de veces al día, frotándole ligeramente para que penetre en la piel.

Romero

Las propiedades de esta hierba también funcionan frente a los sabañones. En concreto, la mejor forma de utilizarlo en esta ocasión es en forma de aceite, un preparado que se puede comprar en herbolarios o parafarmacias. Si prefieres prepararlo en casa debes introducir unas ramas de romero en unas cuantas cucharadas de aceite y dejarlo reposar unos días para que adquiera todas sus propiedades.