Las varices son esas venas hinchadas y retorcidas que se ensanchan y suelen aparecer en las piernas convirtiéndose en un verdadero tormento para quien las padece. Un problema que suelen padecer muchas mujeres y que, aunque la cura definitiva pasa por la cirugía, siempre es posible aminorarlas y reducir sus síntomas.

Podrás hacerlo realizando algunos cambios en tus hábitos diarios y optar por remedios naturales que te ayudarán a paliar las molestias. Para ello son muy efectivas algunas infusiones elaboradas con plantas que cuentan con propiedades excelentes para mejorar la circulación sanguínea y desinflamar esas incómodas venas.

Una de las más recurridas es el té de cola de caballo, una infusión procedente de una planta con muchísimas propiedades curativas y, entre ellas, encontramos las desinflamantes y las indicadas para mejorar la circulación del flujo sanguíneo, ambas excelentes para tratar las varices y reducir sus molestias.

Preparar una infusión hirviendo 2 cucharadas pequeñas de cola de caballo en agua y toma una taza al día para notar la mejoría. Si lo prefieres también puedes optar por empapar una gasa estéril con la infusión de cola de caballo y colocarla directamente sobre la zona afectada para desinflamar y reducir la hinchazón.

Otra de las mejores infusiones para las varices es la que se prepara con la planta floral árnica. Se trata de una planta que favorece la circulación sanguínea. Puedes aplicar compresas humedecidas con la infusión directamente sobre las varices, o adquirir en su lugar aceite de árnica que también es muy beneficioso para mejorar la piel. Solo tendrás que aplicar unas gotas de este aceite sobre la zona y dejar actuar durante 5 minutos.