El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, no padece la nueva gripe y su estado de salud es "normal y estable" pero permanecerá bajo vigilancia médica hasta hoy, informó ayer el ministro de Gobierno, Gustavo Jalkh, después de que un ministro y dos colaboradores estén infectados por el virus AH1N1. El palacio gubernamental ha sido fumigado y las visitas se realizan con mascarillas.

Correa, quien el viernes se encontraba bajo vigilancia médica, "se encuentra en un estado de salud normal, estable, sin ningún síntoma del virus de esta gripe", afirmó Jalkh en declaraciones a los medios locales. El mandatario ecuatoriano estaba en observación por posible contagio de nueva gripe después de que uno de los funcionarios del Palacio de Carondelet -sede del Ejecutivo- contrajera esta enfermedad. Sobre su estado de salud, el ministro de Gobierno confirmó que el funcionario "tiene una afectación importante" aunque no pudo precisar "el grado de gravedad".

Otro de los contagiados por el virus AH1N1 de la nueva gripe es el ministro Coordinador de la Política, Ricardo Patiño, quien "se encuentra establece" y bajo observación médica, según indicaron ayer fuentes del Gobierno ecuatoriano.