"Nos quedan menos de dos meses. Los trabajos van de acuerdo a lo previsto", declaró hoy Gueorgui Poleschuk, director general del consorcio "Lávochkin" que prepara la nave marciana.

Poleschuk, que participa en el salón internacional aeroespacial de Moscú MAKS-2009, precisó que actualmente se están realizando las pruebas de los equipos de a bordo de la nave.

"Si las pruebas son exitosas, el lanzamiento será a principios de noviembre", indicó, según la agencia oficial rusa Itar-Tass.

La nave "Fobos-Grunt", con 22 equipos científicos a bordo, despegará desde el cosmódromo de Baikonur, que Rusia alquila a Kazajistán, propulsada por un cohete Zenit-2SB.

Al cabo de 11 meses la nave llegará a Marte, y desde su órbita, durante varios meses efectuará investigaciones del planeta más cercano a la Tierra y elegirá el mejor lugar para el futuro aterrizaje en su satélite Fobos.

En abril de 2011 un módulo de descenso se desprenderá de la nave y bajará a la superficie de Fobos para tomar pruebas del terreno de esa luna marciana que, según algunos científicos, fue un asteroide capturado por la fuerza de gravedad del planeta rojo.

Es posible que precisamente de sustancias similares a las que componen ese satélite de Marte se formaran los planetas de nuestro sistema solar.

Las pruebas del terreno de Fobos serán transportadas por la nave espacial a la Tierra, y en la luna marciana quedará funcionando durante largo tiempo una estación automática que investigará el espacio colindante y el clima del planeta rojo.

El proyecto "Fobos-Grunt" permitirá ensayar las principales tecnologías de las futuras expediciones a Marte, como la toma de pruebas de terreno en condiciones de ingravidez y, sobre todo, la operación de aterrizaje.