14 de abril de 2010
14.04.2010
Gerente de Cuadernos Rubio

Enrique Rubio Polo: ''El maestro debe saber ser líder para que sus alumnos le respeten''

"Cambiamos las frases y los ejercicios de los cuadernillos para transmitir valores como el reciclaje o el ahorro"

14.04.2010 | 05:31
Enrique Rubio, en su despacho. / ferran montenegro

-¿Cómo han conseguido mantenerse en el siglo XXI con un método de aprendizaje de los años cincuenta?

-Haciendo un montón de cambios. Mi padre creó los cuadernos que eran amarillos y verdes. Luego diseñó otros, hace unos 20 años, más coloristas y lúdicos. Perdimos la identidad. Cuando me hice cargo de la empresa hace nueve años, por enfermedad grave de mi padre, me di cuenta de que la gente creía que no existían porque las demás editoriales habían sacado cuadernillos parecidos. Tuve que llevar a cabo una política, primero de Rubio existe y somos así, con los colores y dibujos. Me planteé hacer cambios en los cuadernos, tanto en portada -se recuperó el color amarillo y se añadió la mano con el lápiz- como en los interiores. Pero no el método de aprendizaje. Ha funcionado durante cincuenta años y ha sido útil. Es un método práctico de aprendizaje.

-¿Juega con la nostalgia, como en la tele?

-Sí, hace poco tiempo me llamó una productora, la de Cuéntame pidiéndome cuadernos antiguos, de lo que apenas tengo. Nos sacó en los primeros capítulos, representativos de los sesenta. De pequeño, no podía decir a mis compañeros que era de los Cuadernos Rubio porque suponían los deberes de verano. Ahora, en cambio, la gente recuerda su infancia.

-¿También han modernizado los contenidos?

-En el interior hemos actualizado contenidos. Aunque no estábamos adheridos al régimen político de la época... pero los valores eran diferentes a los de ahora. Hace cuatro años cambié las frases porque intento transmitir valores sociales con frases como: "Fui feliz al dejar de fumar"; "Es mejor utilizar energías renovables", "La energía eólica no contamina". Intentamos hacer problemas que transmitan valores como el ahorro, el reciclaje, siempre que lo permita el método de aprendizaje. También transmitimos valores sociales de igualdad, tolerancia. En algunos casos en colaboración con ONG, como Save de Children o Ayuda en Acción.

-¿Por qué cree que hay un índice de fracaso escolar tan elevado en Matemáticas?

-El niño no ha profundizado en la cultura básica. Pienso que la base es el método repetitivo. Aunque ha sido muy aburrido, ha sido efectivo. No se tendría que haber cambiado por otro tipo de sistema. Sabemos que trabajando desde la base, en Primaria, luego será más capaz para desarrollar. También hay una pérdida de valores, y la autoridad del profesor se ha perdido. El niño dispersa su atención con otro tipo de cosas. Hemos pasado de una educación excesivamente autoritaria a la parte contraria. El maestro ha perdido autoridad.

-¿Por eso ha montado la Fundación 100 respeto?

-Es necesaria la educación del padre que es el modelo del niño. Es muy importante transmitir educación y respeto.

-¿Qué le parecen las campaña en favor de la autoridad docente?

-Es bueno hacer leyes, pero es muy importante encontrar el equilibrio. El maestro debe aprender a ser líder. Y el alumno debe pensar que es el alumno y que debe respetar al docente. En la misma medida que el docente debe respetar al alumno, pero hay un grado.

-¿Cómo conseguir que un niño deje de mirar la pantalla del ordenador o de enviar mensajes SMS para hacer deberes en un cuaderno?

-La verdad es que lo de los SMS nos han favorecido. En estos momentos, hay una gran demanda de caligrafía. Los profesores se han dado cuenta de que la caligrafía del alumnado no es muy buena y han vuelto al soporte papel para hacer ejercicios de adiestramiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.