29 de octubre de 2011
29.10.2011
La Opinión de A Coruña
Portavoz de la Asociación Galega de Nais e Pais Separados

Lois Manoel Toirán Vázquez: "Los padres separados no pueden convertirse en meros visitadores"

"La custodia compartida no implica obligatoriamente que el niño viva en dos casas. Cuando es muy pequeño es mejor que resida solo en una aunque no tiene por qué ser un conflicto"

29.10.2011 | 02:00
Lois Manoel Toirán. / la opinión

La custodia compartida, que padre y madre participen activamente en todo lo relacionado con sus hijos como antes del divorcio, es el objetivo que persiguen en la Asociación Galega de Pais e Nais Separados. Uno de sus portavoces, Lois Toirán, asegura que este tipo de custodia es beneficiosa para los pequeños y aboga por que sea la preferente aunque ambas partes no estén de acuerdo. Algo que ya ocurre en otros países europeos o en autonomías como Cataluña, Aragón, Navarra o la Comunidad Valenciana

La custodia compartida es la que mejor se adapta a la situación social actual en casos de separación, según afirman desde la Asociación Galega de Pais e Nais Separados, que organiza junto a la Asociación Socio-Pedagóxica Galega unas jornadas en torno a esta modalidad en la Escuela Universitaria de Magisterio de Lugo, desde distintas perspectivas, que finalizan hoy.

-¿Por qué esta custodia?

-Lo primero de todo hay que situarse en un contexto en el que el modelo tradicional de familia ha entrado en una profunda crisis. Antes la madre se encargaba de la casa y la educación de los hijos, mientras que el padre trabajaba fuera del hogar; ese modelo ha dado paso a otro en el que los dos miembros de la pareja tienen un trabajo con parecida dedicación y se reparten el cuidado de los hijos y de la casa. A ese cambio continuo hay que darle una respuesta social.

-¿En qué consiste?

-La custodia compartida es compartir los derechos y deberes respecto de los hijos así como todos los gastos que tenga el menor. Compartir las decisiones importantes que afectan al hijo como a qué colegio irá, qué médicos le atenderán... es seguir ejerciendo de padre y madre como se hacía antes de la separación. No significa obligatoriamente que los niños estén la mitad de tiempo con cada uno de los padres. Dependerá de las circunstancias personales de cada uno: la distribución del tiempo debe hacerse en la mediación familiar previa al proceso de separación.

-En tiempos de crisis, ¿las rupturas matrimoniales descienden?

-Aunque se frenen por la crisis, hay una tasa creciente de rupturas. En Galicia se separan al año entre 6.000 y 8.000 parejas y solo la mitad llega a un acuerdo. Cuando no hay acuerdo, en el 90% de los casos es la mujer la que se encarga del cuidado principal de los hijos y el padre se convierte en un mero visitador. Lo que denunciamos es que esto que ocurre en los litigios no se corresponde con lo que se pide en la sociedad, que es precisamente la demanda de una participación más activa. Por lo que los psicólogos y educadores apuestan es por que se separen los padres, pero no los hijos de uno de los padres, que es lo que está sucediendo.

-¿En qué situación se encuentra la ley gallega con respecto a la custodia compartida?

-Este año coincide con la reforma del Derecho Civil Gallego y hay una propuesta para incluir la custodia compartida como modelo preferente. La ley actual especifica que para que se de la custodia compartida tiene que estar de acuerdo el fiscal y, además, tienen que estar de acuerdo los dos miembros de la pareja. Nosotros proponemos que el fiscal intervenga pero no determine nada y que en caso de no haber acuerdo, se de la custodia compartida por defecto. Los países europeos más cercanos a nosotros y comunidades como Aragón, Cataluña, Navarra o Valencia han modificado sus legislaciones para adaptarse a esta nueva realidad social.

-¿Cuáles son los beneficios de esta opción?

-Los estudios muestran que la mejor solución no es dejar a una de las figuras, casi siempre el padre, fuera del alcance real de su hijo. En la formación de los niños, cada uno de los padres tiene una función específica y, no solo ellos, sino también las familias extensas de ambas partes son buenas para el desarrollo del niño. Los menores copian a los adultos y si viven el modelo del padre visitador cuando lleguen ellos a la edad adulta pensarán que no tienen que asumir su papel de padres. Compartir su vida con ambos progenitores mejora la autoestima y potencia su formación.

-Que un niño viva en dos casas distintas, ¿no puede ser un problema para él?

-La custodia compartida no implica obligatoriamente que el niño viva en las dos casas. Cuando es muy pequeño, es mejor que viva solo en una, pero el otro progenitor tiene que poder participar en todo lo referente a él en igualdad de condiciones. Cuando son niños más mayores no tiene por qué ser un conflicto que viva en dos casas; lo esencial es que se sienta respaldado por sus padres.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Lo último Lo más leído