12 de abril de 2014
12.04.2014
La Opinión de A Coruña
Presidenta de la Asociación por la Gestación Subrogada en España

Marta López Abeledo: "No planteamos ninguna aberración"

"Porque otra mujer cuide de mi bebé durante nueve meses yo no dejaré de ser su madre"

12.04.2014 | 00:50

"Después de muchos años de relación con mi marido, Antonio, decidimos tener un bebé. No hubo problema, lo intentamos y me quedé embarazada. Todo iba estupendamente, llevé un embarazo genial, nos dijeron que íbamos a tener una niña y todos estábamos encantados", comenta la lucense Marta López Abeledo, presidenta de la Asociación por la Gestación Subrogada en España. "Sin embargo, a las 38 semanas empecé a encontrarme mal, un dolor muy fuerte en el pecho no me dejaba respirar y me dirigí al hospital. Después de pasar por monitores me dijeron que la niña estaba bien y me derivaron a urgencias, donde me hicieron varias pruebas; los resultados no eran buenos, así que la doctora y la internista consideraron dejarme en observación durante un par de días". Pero "a las tres horas de estar ingresada y con ibuprofeno a dosis alta en vena, el dolor me había remitido así que el doctor me mandó para casa".

Dos días después de haber pasado por el hospital, la embarazada fue a la consulta de un ginecólogo privado. "Salí de la consulta peor de lo que entré, casi no era capaz de caminar del dolor, me tomé dos buscapinas y el dolor era cada vez peor. Al llegar a casa, llamaron una ambulancia porque ya no podía ni moverme. Me miré una última vez al espejo y mi cara estaba amarilla", comenta. "Llegué al hospital, pero cada vez sentía más dolor en el pecho, quise vomitar, le dije a mi madre que me moría y me desmayé. Lo último que recuerdo es que me iban a hacer una cesárea de emergencia pues había que sacar a la niña cuanto antes". La niña falleció poco después de nacer.

"Me desperté diez días después en el Hospital de A Coruña, en la Unidad de Reanimación de Críticos a donde me habían trasladado pues sufrí una terrible hemorragia en el hígado y era cuestión de vida o muerte". Se sospecha que fue un síndrome de Hellp -que aparece al final del embarazo o incluso después de dar a luz- y con poquísimos casos anteriores en Galicia.

Ahora, con 33 años, se encuentra sin posibilidades de poder tener más hijos. "Perdí el útero pero tengo derecho a ser madre". La suya es la historia por la que promovieron una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para que la gestación subrogada pueda ser legal en España. Otros colectivos, como Son nuestros hijos, enseguida se sumaron a la causa.

"No planteamos ninguna aberración, ni creemos que sean vientres de alquiler", defienden. "Es que cuide mi bebé otra mujer durante nueve meses, al igual que en otros momentos lo cuidará otra persona y por eso no dejaré de ser su madre", alega Marta López, que también ha iniciado los trámites de adopción. "Personajes conocidos como Miguel Bosé, la baronesa Thyssen o Ricky Martin han tenido varios hijos de este modo", recuerdan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.