Diecisiete niños siguen hospitalizados por afectaciones neurológicas por enterovirus, después de que en las últimas horas dos de los ingresados fuesen dados de alta, según informó ayer el conseller de Salud, Toni Comín, que destacó que no se destectan nuevos casos desde hace una semana. Comín informó en la Comisión de Salud del Parlament, donde compareció para dar explicaciones sobre la actuación de su departamento en este brote de enterovirus, que de los 17 niños ingresados -el pasado viernes eran 29-, trece están en planta y los otros cuatro en la UCI pediátrica

El conseller detalló que el miércoles se confirmó que dos de los hospitalizados tienen enterovirus de tipo A71, un serotipo que en algunos casos puede estar asociado a manifestaciones neurológicas más graves.

Los casos de afectados se mantienen en 60, por lo que el conseller consideró que la situación "está estabilizada", aunque aclaró que "esto no significa que el brote haya finalizado, pero la asistencia de los hospitales ha permitido que la evolución de los niños sea favorable".

Comín justificó que su Conselleria no informara hasta el día 17 sobre el brote, pese a tener conocimiento de él el 6, porque "era necesario determinar con toda certeza si el número de casos era excepcional o no".