19 de enero de 2017
19.01.2017

La Filosofía se pone de moda

19.01.2017 | 00:47
La Filosofía se pone de moda

A qué viene tanto interés por la Filosofía? Estamos en un tiempo en el que los límites entre verdad y mentira son más difusos que nunca, en que el que la valía de las personas se mide por el número de amigos virtuales, en la era de la frivolidad suprema. Se muere un anciano pensador y, de repente, se convierte en tema de conversación popular, fuente del interés social y en tendencia en las mismas redes a las que puso a caldo.

El fenómeno no es nuevo. Lo mismo que hemos visto estos días con la muerte de Zygmunt Bauman, a los 91 años, ya lo vivimos el pasado agosto cuando se murió, también a los 91, nuestro Gustavo Bueno después de décadas de hacerle muy poco caso. Y también ocurrió otro tanto con la desaparición en 2013, a los 96 años, José Luis Sampedro, apropiado repentinamente por los indignados, como si el autor de La sonrisa etrusca fuera una revelación de última hora.

¿Qué nos ocurre para sentirnos tan desamparados? ¿A qué viene ese culto a la senectud en esta sociedad en la que el pipiolo es el rey? ¿Por qué ese interés súbito por la Filosofía? Buscamos respuestas en un mundo invertebrado -como la España de Ortega-, ahogados en una sociedad líquida -como la cultura de Bauman-, sumidos en esa "conversación silenciosa no verbal" (emoticonos), que ya vio venir Gustavo Bueno con la televisión. Probablemente por eso, últimamente escribimos todo entre interrogantes, nos damos continuos mensajes de estímulo, recurrimos desesperados a la autoayuda o compartimos inspiradoras frases cursis en las redes sociales. Intentamos aprehender lo inasible, ya sea el pensamiento fugaz de Twitter, un terrorismo escurridizo como el del presente, o un presidente gaseoso -por exclusión de lo líquido y lo sólido-, como el que tomará posesión pasado mañana en Estados Unidos.

Nos sentimos náufragos en un mar muy revuelto. Nuestro mundo es tan inabarcable, tan escurridizo y tan etéreo que, aprovechando lo sufridas que son las redes sociales, lo mismo debatimos si ha habido un calentamiento de la Guerra Fría, si es aplicable al presente La crítica de la razón pura de Kant o si Cristina Pedroche lleva ropa interior. No cabe duda. Aunque nuestros planes de estudio digan lo contrario, necesitamos Filosofía.

Contaba el otro día el periodista de El País Jorge Marirodriga dos noticias reveladoras de la dictadura de lo políticamente correcto que nos oprime. Por un lado, un sindicato de estudiantes de la Universidad de Londres ha exigido a las autoridades académicas que filósofos como Kant, Platón o Descartes sean excluidos del programa. ¿La razón? Fueron unos racistas y unos colonialistas. Los denominan "filósofos blancos". Por otro, la Facultad de Teología de la Universidad de Glasgow advierte a sus estudiantes que las imágenes de la crucifixión de Jesucristo pueden herir su sensibilidad.

Obviamente esa no es la Filosofía -ni la educación- que necesitamos, entre otras cosas porque no es Filosofía, sino una muestra más del mundo "líquido" que tan certeramente denominó Zygmunt Bauman, el ahora convertido en apóstol por los influyentes de Internet. Como decía Bertrand Russell, con un sentido del humor hoy inadmisible, "la mayoría de la gente preferiría morir antes que pensar, e incluso muchos lo hacen". Probablemente, hoy la cultura dominante tacharía de demasiado liberal al gran pensador del optimismo.

La Filosofía que necesitamos tiene mucho más que ver con la que defiende el presidente irlandés, Michael Higgins, quien en este curso ha introducido en su país la materia -retirada con la crisis- en los planes de estudio de su país. Deberíamos tomar ejemplo. Y no por romanticismo, no. Por una cuestión egoísta y muy práctica. "Vamos a necesitar personas preparadas para preguntar, y responder, las preguntas que Google no responde, como las cuestiones éticas que plantea la creciente robotización, las consecuencias de un desempleo masivo, o cómo distribuir la riqueza en un mundo cada vez más digitalizado".

No es ciencia ficción. Hace unos días, Amazon anunciaba la creación de 100.000 puestos de trabajo, precisando que estaban destinados a humanos. Nada anormal si se tiene en cuenta que para la gran tienda online trabajan 30.000 robots.

"Enseñar filosofía -añadía el presidente irlandés- es una de las más poderosas armas que tenemos a nuestra disposición para estimular los niños a comportarse de una forma libre y responsable en un mundo cada vez más complejo, interconectado e incierto".

Irlanda se ha convertido, por muchos motivos, en un buen ejemplo. Qué vayan tomando nota los políticos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Selectividad 2018 A Coruña

Aprobados Selectividad A Coruña 2019

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias


GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.