El Papa firma el prólogo de un libro titulado Lo perdono, padre, escrito por una víctima de abusos, Daniel Pittet, y garantiza "severidad extrema" contra los sacerdotes pederastas y encubridores. "¿Cómo un cura, al servicio de Cristo y de su Iglesia puede llegar a causar tanto mal?", se pregunta el Pontífice.