El joven marbellí Pablo Ráez, afectado de leucemia y que logró convertir en viral su combate contra esta enfermedad al difundir por internet vídeos en los que impulsaba a donar la médula, falleció ayer tras dos años de lucha contra el tumor.

Pablo era un joven deportista de 18 años cuando, en marzo de 2015, los médicos le diagnosticaron leucemia. Tras someterse a varias sesiones de quimioterapia, le trasplantaron la médula de su padre y, gracias a esta intervención, se recuperó. Sin embargo, apenas diez meses después, la enfermedad reapareció y fue necesario buscar un nuevo donante, por lo que lanzó a través de las redes la campaña Reto un millón, en la que animaba a la gente a donar médula bajo el lema No para mí, para todo el que lo necesite.

En noviembre de 2016, recibió en el Hospital Regional Carlos Haya de Málaga una infusión de células madre tras la donación de una joven americana, donación que fue posible gracias a la campaña en la que dio a conocer su caso. Durante la semana en la que estuvo hospitalizado, Pablo mostró a través de un vídeo en su cuenta de Instagram la cámara de aislamiento en la que permaneció tras la intervención y agradeció a sus seguidores "los mensajes de apoyo", así como "el calor" que recibió por parte de estos.

Sin embargo, las malas noticias llegaban de nuevo en enero, cuando sufrió un rechazo. El día 25, Pablo Ráez recurría de nuevo a las redes sociales y publicaba en su perfil de Facebook: "He estado más ausente estos días, ya que estoy centrando en mí la poca energía que tengo para superar esta etapa, que está resultando difícil, pero no imposible".

Mariano Rajoy recordaba ayer a Ráez como "un luchador" y Susana Díaz destacaba su "ejemplo y valor".