28 de enero de 2018
28.01.2018
Desenredando la red

Una historia de periodistas y robots que escriben noticias

28.01.2018 | 00:50
Una historia de periodistas y robots que escriben noticias

"Un terremoto de magnitud baja 4.7 se ha producido el lunes por la mañana a cinco millas de Westwood, California, según el Servicio Geológico de los Estados Unidos. El temblor ocurrió a las 6.25 AM hora del Pacífico a una profundidad de cinco millas. Según el USGS, el epicentro fue a seis millas de Beverly Hills, California, a siete millas de Universal City, California, a siete millas de Santa Monica, California, y a 348 millas de Sacramento, California. En los últimos diez días, no ha habido terremotos de magnitud 3.0 o mayor. Esta información proviene del Servicio de Notificación de Terremotos del USGS y esta publicación fue creada por un algoritmo".

Sí, ha leído bien. Las primeras 111 palabras de este texto han sido creadas por un robot. La historia comienza el 17 de marzo de 2014. Ken Schwencke, un periodista y programador de Los Angeles Times, el cuarto periódico con más ventas de EEUU, sintió el terremoto a las 6.25 de la mañana. Se levantó rápido de la cama y fue corriendo a su ordenador. Se conectó al sistema de gestión de contenidos del periódico y encontró escritas las 111 palabras de arriba. Echó un vistazo al texto y presionó publicar. Y así fue como el diario se convirtió en el primer medio de comunicación que informó sobre el terremoto. El algoritmo, llamado Quakebot, había tardado solo tres minutos en escribir la noticia.

Después de ponernos a salvo, ¿qué haríamos si sintiésemos un terremoto? Acudir a internet para buscar información de lo que ha sucedido. Eso fue lo que hicieron los afectados por el temblor. A las seis y media de la mañana hay pocos periodistas despiertos por lo que los medios no pudieron publicar la noticia en el momento. Así que todos los afectados fueron al único lugar que se había hecho eco de la información. Y comenzaron a visitar la noticia elaborada por el algoritmo y a compartirla en sus redes sociales.

La página web de Los Ángeles Times posee un sistema automático que coloca en un lugar más visible las noticias que más visitas reciben. Fue así como la información del terremoto alcanzó la zona más destacada de la web. Era la primera vez que una noticia escrita por un robot llegaba a ese lugar.

Por ahora, Quakebot no es capaz por sí mismo de escribir noticias. Está programado para extraer los datos relevantes de determinados informes que llegan a la redacción del periódico, en este caso del Servicio Geológico de los Estados Unidos, e incluirlos en una plantilla escrita previamente. La noticia va al sistema de gestión de contenidos del diario, donde queda pendiente de revisión y publicación por parte de un periodista (humano).

El algoritmo de Los Ángeles Times no es el único. Google financia la creación de una agencia de noticias escritas por robots. Y la agencia oficial china ya ha publicado informaciones redactadas por un algoritmo.

Por ahora, Quakebot ilustra las limitaciones actuales del periodismo automatizado. No puede evaluar el daño sobre el terreno, no puede entrevistar a expertos y no puede discernir la notoriedad de los diferentes aspectos de la historia. Pero todo se andará. O no.

Pero como dice el profesor de Periodismo de la Universidad de Navarra Ramón Salaverría, sin haber digerido aún el impacto de internet, los medios de comunicación se asoman a un nuevo entorno tecnológico que transformará radicalmente los modos de producir y difundir la información: uno de ellos es la irrupción de la producción automatizada de contenidos. Después llegará la inteligencia artificial y el Internet de las Cosas. Pero eso será otra historia que contarán los periodistas? o los robots.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.