02 de septiembre de 2018
02.09.2018
La Opinión de A Coruña

Himnos estivales con sello gallego

La retranca es un ingrediente básico de las canciones del verano hechas en Galicia

02.09.2018 | 02:19
Himnos estivales con sello gallego

Hasta hace no muchos años, cuando no existía el streaming y las radios comerciales eran la fuente dominante de reproducción musical, las canciones se repetían machaconamente hasta erigirse en la llamada canción del verano. Los formatos digitales han dado al traste con esta tradición, y salvo el verano pasado, cuando el Despacito de Luis Fonsi fue el rey absoluto, y tal vez el de 2016, con La bicicleta de Carlos Vives y Shakira, es difícil determinar cuál ha sido la indiscutible canción del verano.

En esto de las canciones veraniegas, los grupos y artistas gallegos han realizado una aportación importante, bien porque se auparon a los primeros puestos de las listas de éxitos, o bien porque sus canciones se han adherido al inconsciente colectivo vinculadas a la época estival. En cualquier caso, el espíritu de la canción del verano con denominación de origen gallega está lejos de los registros de clásicos del género como Georgie Dann, Raffaella Carrá o King África: predomina la retranca y la melancolía sobre la frivolidad imperante en los hilos musicales de los chiringuitos mediterráneos.

He aquí, por orden cronológico, diez canciones con sello galaico que han triunfado en las siempre efímeras listas de éxitos nacionales o en la memoria de los melómanos.

► 'Corpiño xeitoso', Andrés do Barro, 1970. El ferrolano Andrés do Barro (1947-1989) mantiene el honor de haber sido el único cantante que ha alcanzado el número 1 en España con una canción en gallego. Y lo hizo en 1970, un lustro antes de la muerte de Franco. El cantante ya había gozado de un gran éxito el año anterior gracias a O tren, pero Corpiño xeitoso entraba más en el subgénero de canción veraniega gracias a una letra tan sugerente como refrescante: "Teu corpo xeitoso indo sobre a area, o teu movemento é coma as ondas do mar...". Según el periodista Manuel Román, Do Barro se inspiró en una vecina suya llamada Teresa, a la que admiraba cuando veraneaba en Pontedeume. Las canciones San Antón y Pandeirada fueron otros éxitos de Andrés do Barro, que falleció el 22 de diciembre de 1989 por un cáncer de hígado. Tenía solo 42 años.

► 'Malos tiempos para la lírica', Golpes Bajos, 1983. No es una canción del verano propiamente dicha, aunque su melodía y la primera estrofa sí evocan a esta estación: "El azul del mar inunda mis ojos, el aroma de las flores me envuelve; contra las rocas se estrellan mis enojos y así toda esperanza me devuelve". Después, el estribillo repite el título, sacado de un texto de Bertolt Brecht, y la letra prosigue por los derroteros existencialistas que tan magistralmente trazó el llorado Germán Coppini. Una buena instantánea del Vigo gris de comienzos de los años 80, azotado por la reconversión industrial. "Los discos de Golpes Bajos me recuerdan todos al verano", dijo hace unos años a este periódico el también músico y cantante Iván Ferreiro, que acaba de publicar No mires a los ojos de la gente, primer sencillo de un disco de versiones del grupo vigués. Curiosamente, Ferreiro eligió como su canción veraniega preferida Cena recalentada, que da título a este nuevo álbum de versiones.

► 'Lo estas haciendo muy bien', Semen Up, 1985. De Golpes Bajos a otro grupo gallego de La Movida, Semen Up, al que por cierto se pasó el excelente bajista Luis García cuando la banda de Cardalda, Coppini y Novoa se desintegró. Hoy parece mentira, algo impensable en estos tiempos actuales de neopuritanismo y corrección política, pero en el verano de 1985 sonaba insistentemente en Galicia, incluso en fiestas muy formales, esta canción en la que Alberto Comesaña le canta a una felación. La letra no deja mucho a la imaginación: "Y mientras yo me concentro, chúpala más adentro, que ya viene el momento y lo haces muy bien". Mientras, en los conciertos, Comesaña, que luego formó el dúo Amistades Peligrosas junto a Cristina del Valle, le agradecía el cariño a sus fans femeninas con aquella mítica frase de "¡sois muy mamables!". No hace falta ser muy perspicaz para imaginar el escándalo que todo esto supondría hoy en día.

► 'Galicia caníbal', Os Resentidos, 1986. Himno oficioso de la Movida, fue una de las canciones del verano de 1986 y la consagración del grupo liderado por Antón Reixa, autor de las letras de Os Resentidos. Nadie como Reixa ha sabido unir lo moderno con lo enxebre, el hip hop norteamericano con el folclore gallego, una fusión simbolizada por el logotipo de Os Resentidos, inspirado en el de Public Enemy, pero con una vaca en su interior. En la letra de Galicia caníbal, surrealista e iconoclasta, Reixa mezclaba costumbres gallegas como el magosto ("para agosto") y la matanza do porco con menciones a cuestiones de actualidad, como la hambruna en Etiopía y una campaña de la Xunta para la donación de riñones ("doa os teus riles"). El cóctel resultó tan peculiar e inefable como el licor café. El editor Manuel Bragado recordaba en una entrevista en este periódico hace unos años su querencia hacia esta canción del verano, por "irónica y retranqueira", y porque expresa muy bien "esa fascinación por el clima maravilloso que tenemos, donde llueve mucho pero también fai un sol de carallo".

► 'Vacaciones', Aerolíneas Federales, 1986. El grupo gallego tomó Summer nights, conocida canción de la película Grease -protagonizada por John Travolta y Olivia Newton John y estrenada solo ocho años antes- y le puso una letra de lo más irónica y refrescante. Lo que prometían ser unas vacaciones idílicas, "en Marín o en Hawai", se tornan en una pesadilla. La última frase de la canción es la moraleja: "Vacaciones, los cojones, es mejor trabajar".

► 'Esta noche me voy a bailar', Los Coyotes, 1988. Asegura el gallego Víctor Abundancia, más conocido como Víctor Coyote, que Santiago Auserón, líder entonces de Radio Futura, le copió la fórmula del rock latino después de asistir a un concierto de Los Coyotes en la mítica sala madrileña Rockola. Lo cierto es que quien más tarde pasó a ser conocido como Juan Perro ha pasado a la historia, para muchos, como el introductor del género en España, mientras que el músico gallego afincado en Madrid ha gozado de un menor nivel de éxito y reconocimiento. Esta noche me voy a bailar fue la canción que acercó a Los Coyotes a las listas y a las pistas de baile, con la ayuda de una mezcla discotequera plagada de los espantosos teclados de moda en esa época.

► 'Aquí no hay playa', Los Refrescos, 1989. Al igual que Víctor Abundancia, el cantante Bernardo Vázquez -hijo del que fuera cronista oficial de Vigo, Lalo Vázquez Gil, fallecido hace dos años- era un gallego desplazado a Madrid. Si Víctor Abundancia se fue a estudiar Bellas Artes en la Complutense, Bernardo Vázquez cursó Periodismo en la misma universidad, y le dio tiempo a formar Los Refrescos. Este año se cumplen tres décadas de este bombazo que irrumpió en las listas de éxito y en todas las radios del país a ritmo de ska e ironía. Se cumplen ahora tres décadas de la grabación del tema, estrenado en un programa de Televisión Española (única cadena nacional entonces, no lo olvidemos) y publicado en disco un año más tarde. El himno que mejor reivindica a los de provincias frente a los capitalinos lo ha llegado a versionar, igual que Galicia caníbal, la Coral Casablanca. En cuanto a Bernardo Vázquez, hace un par de años ofreció una serie de charlas sobre música y machismo.

► 'Años 80', Los Piratas, 2001. "No te echaré de menos en septiembre. Verano muerto, veré a las chicas pasar". Esta parte de la letra de Años 80 la convierte en una especie de anticanción del verano. Según reveló la periodista Arancha Moreno, biógrafa de Iván Ferreiro, Los Piratas tardaron aproximadamente 15 minutos en componer la canción en el estudio gallego de Fon Román, guitarrista y compositor del grupo. La razón para tanta rapidez es que no le dieron ninguna importancia a la canción, pensada únicamente como un "zasca" al representante de su discográfica. La historia se explica así: durante una entrevista en Radio Nacional, hace ya cinco años, le preguntaron a Iván Ferreiro acerca de qué canción de los años 80 aludía el título y la letra de ese tema. "No habla de ninguna canción -aclaró entonces el cantante gallego-. En aquel momento nos estaban puteando bastante en la discográfica, porque Ultrasónica [2001] les pareció un disco raro, difícil. No le gustaba a alguien que mandaba en ese momento, y esa persona tenía una historia con un grupo con el que tocaba en los años 80, y nos estaba tocando un poco los cojones. Quería un single y todas esas mierdas. Fue la última vez que tuvimos una pelea por una cosa así con una compañía e hicimos Años 80, que, de alguna manera, puteaba un poquito al que nos estaba pidiendo la propia canción", concluyó Ferreiro. El ejecutivo discográfico al que se refería -sin mencionar su nombre- Iván Ferreiro no es otro que Dani Mezquita, guitarrista de Hombres G y a la sazón director de mercadotecnia de la filial española de Warner Music.

► 'Susurrando', Juan Rivas, 2002. Juan Rivas cosechó un modesto éxito con esta canción típicamente estival, gracias a sus acordes de bossa nova y a su letra desenfadada, y que fue seleccionada en el recopilatorio veraniego Caribe 2002. Formaba parte del álbum Devenir del paraíso, y era un magnífico ejemplo del electro-latino que hizo suyo el músico y cantante gallego. Lo interpretó en algunas galas televisivas con Pablo Novoa (exGolpes Bajos y músico también habitual de Iván Ferreiro) a la guitarra.

► 'Turnedo', Iván Ferreiro, 2005. Turnedo fue un éxito a fuego lento, como el filete de carne turnedó al que alude caprichosamente el título. No fue propiamente un número uno en su momento, pero su indudable calidad ha hecho que perdure como uno de los mejores himnos de la historia del pop español. Pocas canciones evocan de forma tan magistral el sentimiento de nostalgia que llega al final del verano, precisamente por estas fechas, y que los Ferreiro utilizan como metáfora para hablar del ocaso de una relación: "Desde aquí, desde mi casa, veo la playa vacía; ya lo estaba hace unos días, ahora está llena de lluvia y tú ahí sigues sin paraguas sin tu ropa, paseando como una tarde de julio pero con frío y tronando". La canción la compusieron Iván Ferreiro y su hermano Amaro, y la playa a la que aluden es, probablemente, Playa América, visible desde la casa de Nigrán de los padres de los músicos, muy cerca de donde se celebraba en sus comienzos el festival PortAmérica, en la provincia de Pontevedra. En el año 2014, en una encuesta realizada entre sus lectores por la revista especializada Rolling Stone, Turnedo fue votada como la segunda mejor canción nacional de los últimos 15 años, precisamente por detrás de Años 80. Nada mal para una canción que carece de estribillo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

SELECTIVIDAD A CORUÑA 2020


Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.