El obispo de Salamanca, Carlos López, negoció supuestamente un acuerdo económico con una presunta víctima de abusos sexuales, Javier Paz, según unas grabaciones a las que tuvo acceso El País.

Según recoge la información de ese diario, Javier Paz denunció en el año 2011 en el Obispado de Salamanca que había sufrido abusos por parte de un párroco de la iglesia de San Julián, entre los años 1982 y 1992.

Tal y como recoge El País, el obispo "jubiló poco después" al párroco acusado, además de plantear a la víctima la posibilidad de que presentase por escrito la solicitud para recibir "una posible compensación económica".