23 de noviembre de 2018
23.11.2018

Los 'sintecho', cada vez más jóvenes

Cáritas calcula que son casi 4.000 en Galicia n Política Social se propone darles vivienda primero y luego ayudarles a la inclusión social y laboral

23.11.2018 | 02:22

El perfil de un sintecho es un hombre con nacionalidad española, de 45 años, soltero, parado y sin estudios que por circunstancias diversas ha terminado durmiendo en un cajero o en un parque. Sin embargo, los trabajadores sociales y de las ONG que les ayudan advierten de que cada vez son más jóvenes, y también crecen los casos de mujeres y de pensionistas. También alertan de que casi siete de cada diez llevan más de tres años viviendo en la calle, lo que denota que falla el sistema que es incapaz de ofrecerles una alternativa.

Los profesionales que trabajan con los sintecho demandan más recursos para aliviar la situación de este colectivo y sostienen que los recursos actuales son "insuficientes", pero también "obsoletos y rígidos". "La demanda aumenta, apareciendo cada vez situaciones más complejas", apuntan y añaden: "En los albergues se percibe un deterioro y cronicidad en las personas usuarias". Remarcan que "la saturación de los servicios sociales imposibilita la prestación de una buena atención y seguimiento".

También se quejan de que en su trabajo diario "hay excesivos trámites administrativos", de "la alta carga" de trabajo y responsabilidad que asumen las ONG frente a las Administraciones públicas, o de la insuficiente coordinación entre las entidades implicadas.

La opinión de quienes trabajan codo con codo con los sintecho para ofrecerles esperanza y un futuro aparece recogida en el Estudo da situación das persoas sen fogar en Galicia. 2017. Trazos e propostas de intervención. Este trabajo, en el que participó Cruz Roja, es la base de la que partió la Consellería de Política Social, para elaborar su Plan de atención ás persoas sen fogar 2019-2023.

La titular de Política Social, Fabiola García, explicó ayer que la prioridad será la prevención, y que se apostará por el Housing First, es decir, que la primera medida sea ofrecer al sintecho una vivienda para luego ayudar a su inclusión social y laboral, pero sin condicionamientos ni requerimientos previos.

En los países del Norte de Europa, según explican los expertos, este método logra que el 80% de las personas sin hogar que acceden a una vivienda la mantengan al cabo de cinco años. "Estas personas están más motivadas y cuentan con una oferta de apoyo asociados, pero no están obligados a escoger y participar en un itinerario", exponen.

Fabiola García apunta que además se aprobará la reforma de la Risga, que se podrá seguir cobrando cuando uno accede a un trabajo, si este supone un salario bajo. También en determinados casos, podrán convivir en una misma casa dos personas que cobran la Risga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.