28 de noviembre de 2018
28.11.2018
La Opinión de A Coruña
Juan Pablo Ochoa - Cardiólogo y autor principal de esta investigación

"Puede provocar palpitaciones o muerte súbita, pero el 90% de pacientes hace una vida normal"

28.11.2018 | 02:30

Pese a que la muerte súbita puede ser una de las consecuencias de la miocardiopatía hipertrófica, los expertos aseguran que son pocos los casos. "Entre un 3 y un 4% cada cinco años", señala el cardiólogo y autor principal de esta investigación, Juan Pablo Ochoa, quien reconoce, sin embargo, que "es algo muy llamativo sobre todo cuando se produce en futbolistas o deportistas de alto nivel".
"Normalmente los deportistas se someten a pruebas como electrocardiogramas que deberían detectar algo anómalo", indica este cardiólogo, quien envía un mensaje de tranquilidad. "Una vez diagnosticada y con tratamiento, el 90% de pacientes con miocardiopatía hipertrofica llevan una vida totalmente normal", señala. "Se les da un tratamiento para paliar los síntomas como la falta de aire o las palpitaciones y solo un pequeño porcentaje de pacientes que tienen mayor riesgo de problemas se les instala un cardiodesfribrilador, un aparato que les monitoriza y que si detecta alguna arritmia actúa para evitar muerte súbita u otra complicación", sostiene.
Ochoa reconoce eso sí, que es muy positivo hallar genes vinculados para realizar un mayor control sobre los pacientes en riesgo y así modificar ciertos hábitos de vida —como puede ser la práctica de deporte extremo— ya que la patología puede no dar síntomas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.