Es madre separada, cuida a una hija de 12 años, tiene una incapacidad temporal y fue víctima de violencia machista. La mujer lucha contra el desalojo de su casa en San Cibrao das Viñas, según denuncia Stop Desahucios. Natalia Otero, de 43 años, cuenta que a día de hoy lleva "tres intentos de suicidio" y su padre, que fue su aval para la hipoteca, cuatro. "No me enorgullece, pero a veces las financieras te atosigan de tal manera que no ves otra salida", explica.

Ha sufrido una ejecución hipotecaria del Banco Sabadell que tramita el juzgado de Primera Instancia 1 de Ourense. Fuentes de la entidad financiera contactaron con este periódico para asegurar que ha ofrecido a la mujer "todas las alternativas posibles para dar solución a su caso", sin querer entrar en detalles.

"Lucho por salvar mi casa y demostrar que la hipoteca que me hicieron por 900 euros al mes a 43 años cobrando una ayuda de 426 era insostenible", subraya. Según la plataforma Stop Desahucios, "en la primera ocasión en que quisieron tomar posesión de la vivienda" la mujer se intentó suicidar y pararon el desalojo. Sus ingresos actuales son de 548 euros y, explica, debe hacerse cargo de dos personas incapacitadas y su hija adolescente.

Ahora, Natalia exige además una indemnización por daño moral y psíquico que ha sufrido.