22 de diciembre de 2018
22.12.2018

Un aula para aprender a ser padres

El Materno crea una Escuela de Padres para orientar a las familias de bebés prematuros sobre el cuidado de estos niños una vez salgan del hospital

22.12.2018 | 01:03
Presentación de la sala de lactancia y la escuela de padres, ayer, en el Materno.

Desde consejos para cuidados básicos como la higiene o la alimentación del recién nacido hasta claves para afrontar los primeros meses de vida de un bebé prematuro o para convivir con una cardiopatía congénita. Estos son solo algunos de los contenidos que conformarán el particular temario de la Escuela de Padres que echa a andar en el Materno Infantil Teresa Herrera de A Coruña, dirigida a las familias de niños ingresados en la Unidad de Neonatología. "Ya tenemos contacto con los padres siempre que lo demandan y les informamos de todo, pero si cualquier familia tiene dudas sobre cómo bañarlo o alimentarlo al llegar a casa, las dudas aumentan cuando el niño ha estado hospitalizado al ser prematuro o al tener una patología que va a condicionar después su vida", señalaba ayer el coordinador de la Unidad de Neonatología del centro, José Luis Fernández Trisac, durante la presentación de la sala que albergará esta iniciativa, adaptada gracias a una donación de 15.000 euros de la Obra Social La Caixa.

La dinámica de esta escuela se ajustará a la demanda, sin calendario ni horario preestablecido de antemano. "Serán talleres o sesiones con sanitarios o trabajadores sociales que les informarán sobre prestaciones, pero no habrá una agenda cerrada ni un calendario concreto. A veces ocurre que tenemos a cuatro niños de 800 gramos, pues se puede hacer una sesión sobre los cuidados de estos bebés", indica Trisac, quien reconoce que el aprendizaje llega también a los propios doctores. "Nosotros también aprendemos de los niños. En bebés con ciertas malformaciones, por ejemplo, primero nosotros tenemos que formarnos sobre sus cuidados para después trasmitir a los padres", sostiene este facultativo.

El objetivo principal de esta nueva escuela es orientar a los padres y resolver todas sus dudas, pero no es el único. Estas sesiones informativas y talleres servirán también "de espacio de encuentro en donde los padres podrán apoyarse, compartir experiencias así como minimizar la ansiedad y el temor en su vuelta a casa", señalan desde el hospital coruñés. "El objetivo es sacar el máximo partido a esta sala que antes era un almacén así que también tendrán su hueco para realizar actividades la asociación de padres de bebés prematuros", señaló Trisac, quien destacó que esta escuela de padres se enmarca en el trabajo de "humanización" de Neonatología que desde hace años realiza el Materno.

La Unidad de Neonatología de este centro coruñés está catalogada como nivel III c, es decir, una de las de mayor complejidad y de referencia no solo en la comunidad gallega sino en todo el noroeste peninsular. De hecho, esta unidad -donde atienden a unos 200 bebés prematuros cada año- es centro de referencia de atención a grandes prematuros y de cirugía pediátrica en Galicia y del sistema nacional de cardiopatías congénitas. Pese a estos galones y que los niños allí ingresados pueden presentar un grave estado de salud -los hay que nacen con un peso inferior a un kilo o con alguna cardiopatía- el trato es muy cercano y los padres están con el pequeño en todo momento. No solo pueden visitar al niño y estar junto a la incubadora el tiempo que quieran sino que el personal del centro -especialmente el de enfermería que se encarga del 90% del cuidado de estos bebés- se vuelca con ellos para hacerles la estancia más acogedora. Por ello, unas pegatinas felicitan cuando el pequeños cumplen un mes o alcanzan el kilo de peso y los padres reciben gorritos para los niños de regalo (calcetados por el personal del centro) o unos birretes y un diploma que acreditan al pequeño héroe como diplomado cuando por fin recibe al alta médica.

La escuela arranca dirigida a estas familias que vuelven a casa tras semanas o meses de incertidumbre en el hospital y que se enfrentan a la crianza de niños con muchas necesidades. Pero el aula se utilizará también como sala de lactancia para que las madres que den de mamar a sus niños ingresados puedan disfrutar de una zona de mayor "confort e intimidad". Podrán usarla también las madres cuyos bebés están en situación de estabilidad clínica y que no requieran ni de monitorización permanente ni de administración de oxígeno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.