07 de enero de 2019
07.01.2019
Consejos sanitarios

Para recuperarse de los excesos

07.01.2019 | 00:12
Para recuperarse de los excesos

Tras una época marcada por los abusos gastronómicos es conveniente plantearse una recuperación que nos permita eliminar los excesos cometidos. Los expertos sanitarios coinciden en que para eliminar el acúmulo de grasa, desintoxicarse y recuperar el equilibrio de nuestro organismo, es imprescindible seguir una dieta variada, equilibrada y suficiente que incluya el consumo de frutas y hortalizas y la ingestión regular de agua. Después de varios días sometidos a ingestas navideñas desproporcionadas, puede ser el momento adecuado para desintoxicarte eliminando los compuestos perjudiciales que se pueden haber acumulado en tu organismo.

Esta desintoxicación tiene lugar en dos fases distintas que precisan un "tratamiento especial y diferencial". En la primera, se deben consumir vitaminas, minerales específicos y antioxidantes (frutas y verduras) para eliminar partículas que podrían dañar las células. En la segunda fase, debes recurrir a alimentos ricos en azufre (brócoli, repollo o coles de Bruselas) para que esas sustancias perjudiciales sean excretadas al exterior por medio de la orina o las heces.

De manera general, los expertos recomiendan:

-Beber líquidos abundantes, especialmente agua. Puedes consumir zumos naturales de frutas y caldos vegetales.

-Ingerir frutas y hortalizas frescas diariamente.

-Comer carnes magras, huevos (sin exceso), pescado, pan integral, legumbres y lácteos (sin excesos).

-Repartir la ingesta a lo largo del día sin saltarse ninguna comida. Desayuno completo: pan, lácteos y fruta; media mañana ligera (frutas), comidas y cenas bajas en grasas y ricas en alimentos de origen vegetal con porciones pequeñas de carne, huevo o pescado.

-Cocinar sin grasa (cocción, papillote, vapor, etc.)

-Huir de las dietas y de los productos milagro.

-Hacer ejercicio a diario.

Por sus propiedades diuréticas, desengrasantes, desintoxicantes, etc., ciertos alimentos pueden ser incluidos en el menú habitual, aunque sin olvidar que la dieta debe estar perfectamente equilibrada e incluir alimentos de todos los grupos. Se consideran adecuados, entre otros:

-Aguacate, rico en vitaminas, minerales y grasas insaturadas.

-Ajo, de la familia Allium (a la que pertenecen también puerros y cebollas). En su composición destacan alicina y selenio que reducen los radicales libres.

-Alcachofas, con fibra, cinarina (estimulante de la vesícula biliar y protectora del hígado) y otras sustancias diuréticas y digestivas. Depurativas porque favorecen la función hepática y la eliminación de toxinas a través de bilis y orina.

-Calabacín, con potentes propiedades diuréticas.

-Ciruelas, que reducen el estreñimiento y favorecen la eliminación de residuos.

-Cúrcuma, beneficiosa para el sistema digestivo, como desintoxicante hepático y preventiva del daño hepático.

-Diente de león, diurético y depurativo.

-Lecitina, rica en colina indispensable para evitar que se deposite grasa en el hígado. Se encuentra en la soja, por ejemplo.

-Manzanas, con fibra y compuestos que favorecen la descongestión hepática.

-Papaya, con papaína, similar a la bromelina de la piña.

-Piña, con bromelina (que participa en el metabolismo de las proteínas), mejora la digestión tras una comida excesiva.

-Rábanos, descongestionan y desintoxican por favorecer el vaciado de la bilis.

-Remolacha, con un gran potencial a nivel de eliminación de toxinas y reducción de la retención de líquidos. Aumenta el flujo de bilis y ayuda a eliminar toxinas.

-Té verde, rico en catequinas (antioxidantes muy potentes) que protegen al hígado de la agresión del alcohol, el tabaco y otras sustancias nocivas. Protege las células hepáticas y estimula el sistema inmunológico.

-Tomate, rico en licopeno (carotenoide antioxidante que neutraliza los radicales libres).

-Uvas, con resveratrol, antioxidante con efectos a nivel cardiovascular y hepático.

-Verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, escarola, etc.), contienen antioxidantes (flavonoides y carotenoides) con efecto protector para el organismo.

Salvo indicación en sentido contrario de tu médico, puedes incluir estos alimentos en tus menús para favorecer la descongestión del organismo y la expulsión de compuestos nocivos para tu salud. La idea sería, por ejemplo, si preparas un filete de pollo a la plancha, utilices como guarnición alcachofas en vez de patatas; sustituir uno de los cafés del día por un té verde o añadir rábanos o diente de león a tu ensalada.

No esperes resultados inmediatos y milagrosos; simplemente se consideran alimentos saludables y desintoxicantes por su composición nutricional. Pueden ayudarte a reducir los excesos cometidos, pero siempre deben asociarse a un cuidado completo del organismo que incluye hacer ejercicio (para tonificar los músculos) y beber agua (para mejorar la función renal). Consulta cualquier duda a tu médico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.