02 de febrero de 2019
02.02.2019
La Opinión de A Coruña

El estudio revela una endogamia secular en poblaciones gallegas que apenas se mezclaban entre sí

02.02.2019 | 00:37

El trabajo que acaba de publicar la prestigiosa revista científica Nature, firmado por el catedrático de la Universidade de Santiago (USC) Ángel Carracedo y los investigadores de la Universidad de Oxford Simon Myers, Peter Donnelly y Clare Bycroft, ofrece otra conclusión sorprendente: Galicia, situada en un extremo, es la región del mundo con mayor subestructura genética. O, lo que es lo mismo, no solo existe un minifundismo agrícola, sino que también hubo uno genético, una especie de endogamia en la que unas poblaciones no se mezclaban con otras.

En un panorama más general, la investigación muestra que las migraciones humanas después de la Reconquista se hicieron en una línea de norte a sur, con origen en Asturias, cuando lo habitual en los movimientos de población en Europa es que sean de este a oeste.

Repoblaciones tras la Reconquista

"El mapa genético -explica Ángel Carracedo- es un reflejo de la estructura política y lingüística de los siglos XIV y XV y de las repoblaciones que se hicieron con la Reconquista tras el abandono del territorio por parte de los musulmanes", subraya.

En otra visión de conjunto, el estudio publicado en Nature revela que Galicia, País Vasco y Cataluña son las zonas con un mayor número de características genéticas propias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.