14 de abril de 2019
14.04.2019
Manuel Sanabria

"La vida de Jesús parece muy sencilla para alguien tan genial"

"El día a día de la aldea de Nazareth era como el de un pueblo de la España rural como en el que yo nací; eso me ayudó"

13.04.2019 | 23:29
Manuel Sanabria.

"¿Cómo es posible que de Nazaret saliera un hombre tan elocuente y formado?" se pregunta Manuel Sanabria, doctor en Psicología y profesor en el colegio Peleteiro de Santiago. Su novela Yeshua, un muchacho de Nazareth, intenta dar respuestas sobre un personaje tan fascinante.

¿Por qué pensó en Jesús de Nazareth y el inicio de la era cristiana?

En mis lecturas de ocio la historia siempre me gustó y la novela histórica tiene esa característica de hacerla mucho más amena. Me gusta por ejemplo Santiago Posteguillo, a mi hijo también y compartimos charlas, libros, lecturas, por eso me decidí hacerlo por ahí. De hecho al principio lo tenía diseñado como narrativa, pero después opté por darle una vuelta a todo y transformarlo en novela.

Cuando se da ese paso ya se confunde la línea entre lo real y lo ficticio, ¿en este caso nos tenemos que atener a los hechos reales o ha introducido ficción?

Los hechos reales están en el trasfondo, creo que se pueden intuir y se siguen perfectamente. La ventaja de novelarlo es que te da más libertad a la hora de expresar ideas, pensamientos, incluso teorías. En la narrativa estás más encajonado, tienes que ser más objetivo, más histórico.

¿Se atiene a los hechos reales o ha introducido ficción?

Los hechos reales están en el trasfondo, creo que se pueden intuir y se siguen perfectamente. La ventaja de novelarlo es que te da más libertad a la hora de expresar ideas, pensamientos, incluso teorías.

¿No le asustaba un poco novelar a Jesús de Nazareth?

La verdad es que sí. Porque además es un personaje muy estudiado a todos los niveles, histórico, arqueológico, teológico... Es un campo muy trabajado y yo tenía que aportar algo, descubrir por qué línea tirar.

Sitúa a un personaje controvertido, Herodes el Grande, impulsor de proyectos colosales pero a la vez considerado un tirano. ¿Qué perfil se puede trazar?

A raíz de empezar con el libro, en mí despertó gran admiración. Pienso que históricamente a lo mejor el cristianismo lo que pretendió fue calar en el ámbito judío, en el que Herodes estaba mal visto. De alguna manera criticarlo favorecía la implantación del cristianismo. Pero independientemente de eso, si lo juzgamos de una manera objetiva fue un gran hombre, fue descomunal lo que propuso.

¿A pesar del episodio de la matanza de los inocentes que relata el Evangelio?

Bueno crea mucha polémica, en aquella época no se andaban con chiquitas, hubo barbaridades muy gordas, pero cada época hay que juzgarla dentro de su contexto. Probablemente lo de la matanza de los inocentes fue algún ajusticiamiento a alguna familia, en la cual habría algún niño. Herodes vivía obsesionado por la traición, de hecho había mucha gente que no lo quería, existían movimientos para eliminarlo y sustituirlo por otra dinastía más afín a lo que el pueblo judío buscaba y quería.

Y nace Yeshua, en un pueblo dominado por el imperio romano, ¿cómo era aquella vida?

Hay varios niveles; por un lado está la gran política imperial, un estrato en el que se dan ciertas pinceladas. Luego está la política local de aquella provincia romana controlada por Herodes, que a su vez estaba al servicio de Roma; era un títere del emperador. Y después estaba la vida diaria de los pueblos y las aldeas, muy sencilla, muy normal, trabajando duramente. Las condiciones eran duras porque el trabajo prácticamente rondaba la subsistencia y poco más.

En ese contexto nace Jesús de Nazareth, sobre el que usted introduce claves que llaman a la reflexión, ¿por qué ese personaje sencillo nacido en una aldea de Galilea llegó a ser un Dios?

La idea que está detrás es que tenemos el personaje histórico que nos llega por fuentes de origen romano y judío, y sobre por las fuentes cristianas a través de los evangelios, tanto apócrifos como canónicos. Por qué llegó ahí, qué hubo en su infancia que motivara los aprendizajes que tuvo, las experiencias que tuvo y desarrolló con ese resultado. Yo intento recrear en su infancia y su juventud experiencias que pudo haber tenido para llegar a ser lo que fue.

¿Tiene respuestas para semejantes reflexiones?

Desde luego una de las cosas que sí se cuestionan en el libro es que parece demasiada sencillez en el personaje para ser tan genial. Es difícil, incluso aunque nos pongamos en el plano teológico-religioso del milagro, hablar de un superfenómeno o un extraterrestre; esa línea la tenemos que descartar. Fue un ser humano como nosotros y tuvo una formación, unas experiencias y unos aprendizajes que debieron ser interesantes. Y esos aprendizajes no los podía tener en una aldea pequeñita como era Nazareth. Estuvo en contacto con una villa romana, probablemente Séforis, y en la novela se describe cómo fue su trabajo, su actividad allí y cómo se pudo empapar de aquella cultura. Tenemos pistas en el Evangelio que insinúan una cultura helena y de algún sitio se tuvo que empapar; lógicamente es muy difícil que fuera en Nazareth.

Ha dicho que encuentra similitudes entre ese ambiente de la aldea de Nazareth y el que usted vivió en su pueblo ¿eso le ha ayudado?

Claro, porque la vida en la aldea de Nazareth y a lo largo de toda la Edad Media realmente era muy parecida a la de un pueblo de la España rural hasta hace poquito, hasta que se produjo una transformación increíble. Pero antes de ese salto se seguía con el arado, trabajando con los bueyes, con las vacas; la vida era muy parecida a aquella con la que yo nací, a los primeros años de mi infancia. Entonces el conocerla y vivirla no cabe duda de que me ayudó a meterme dentro de los personajes a la hora de escribir, de entender sus emociones, sus percepciones, sus pensamientos, la dureza de la vida del campo, la dificultad de moverse y trasladarse en aquellas condiciones, pendiente del tiempo. No cabe duda que me ayudó.

Habla de Delibes como un referente.

La verdad es que me encanta, cada vez más. Y tengo el presentimiento de que toda esa vida en la que yo me crié se está perdiendo, una vez que la generación que habita en los pueblos desaparezca. El despoblamiento no es solo que la población se marcha, es que la cultura se pierde. Y hay una riqueza tremenda de costumbres, el lenguaje, maneras, formas, palabras utilizadas para decir las cosas, expresarse, cuentos, anécdotas? eso todo probablemente se pierda. Y me da pena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Selectividad 2018 A Coruña

Aprobados Selectividad A Coruña 2019

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias


GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.