El consumo medio diario de televisión tradicional descendió 13 minutos en 2019 respecto al año anterior, lo que supone que cada espectador vio la televisión 222 minutos cada día, un dato similar al registrado en 2007. Esta es una de las conclusiones del Análisis televisivo 2019, publicado este jueves por la consultora Barlovento Comunicación, que concluye que "se mantienen las incertidumbres en el ecosistema audiovisual español", ya que descienden la inversión publicitaria y el consumo televisivo tradicional.

2012 fue el año récord de consumo de televisión tradicional en España, con 246 minutos por persona y día, es decir 4 horas y 6 minutos, y los analistas explican su descenso en que "hay más personas con empleo y que están menos tiempo en casa" además de que existen nuevas modalidades de consumo de televisión. Según el informe, en 2019 se perdieron más de 100 millones de inversión publicitaria respecto a 2018, situándose al nivel de 2015, cerca de 2.000 millones de euros de ingresos.

En 2019 la inversión de marcas y anunciantes en el medio televisivo descendió entre un 5 y un 6 % sobre el ejercicio precedente tras la recuperación de la inversión publicitaria en televisión registrada en los años 2014, 2015, 2016 e incluso 2017.

"Como se exponía en el informe anual de 2018, la televisión tradicional, gratuita y en abierto, tiene que reinventarse en tiempos digitales con una oferta innovadora que realmente sorprenda e interese a la audiencia", destaca Barlovento, que cree que este será el reto de la televisión generalista para los próximos tres años.

Un año más, Mediaset y Atresmedia conservan su hegemonía en los ingresos publicitarios al obtener el 85% del total de la publicidad emitida en la televisión convencional y Telecinco se mantiene como la cadena más vista por octavo ejercicio consecutivo.

Las "grandes perdedoras" son, según este estudio, un ejercicio más las cadenas autonómicas, cuya facturación desciende un 13% respecto a 2018 „casi el 13%„, mientras que las televisiones de pago facturaron un 5 % del total de la inversión publicitaria, lo que las situó en cifras similares a las del año anterior.