Tras brillar en el duelo final ante María, la catalana Lu se proclamaba el pasado viernes ganadora de MasterChef Junior 7 en una final marcada por la singularidad de Albert y la presencia de Tamara Falcó y el chef, con doce estrellas Michelin, Martín Berasategui. La pequeña de 11 años, que se hacía con una beca de 12.000 euros para continuar su formación y un curso de cocina de cuatro días en el prestigioso Basque Culinary Center, se llevaba el título tras lucirse en una final más seria y formal que los programas anteriores de esta edición.

Tras seis semanas de concurso, la noche comenzaba con los tres miembros del jurado, Samantha Vallejo, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz, ataviados con trajes regionales de Andalucía, la Comunidad Valenciana y Cataluña en honor a los finalistas. Por su parte, los cuatro aspirantes al título, Lu, Leo, María y el repescado Albert, llegaban a las cocinas con ganas y el nerviosismo propio de una gran final.

La primera prueba, marcada por las grandes actuaciones de María y Lu y por unos Albert y Leo totalmente perdidos, terminaba con Lu logrando la primera chaquetilla de la noche. Como resultado de su gran destreza y los halagos del jurado y de Tamara, Lu, con su plato Difícil, lograba el pase directo al duelo final así como un fin de semana en Port Aventura World con toda su familia. "Has sido un 10", valoraba Tamara a la aspirante catalana.

Mientras Lu tenía tiempo para mentalizarse de cara al duelo final, los otros tres aspirantes se enfrentaban a una nueva y exigente prueba de exteriores en el restaurante, dos estrellas Michelin, DSTagE de Diego Guerrero. María resultó vencedora y se convirtió en la segunda duelista.

Ya en la prueba final y tras 120 minutos de máxima concentración, Lu presentaba un menú inspirado en su familia y en su tierra mientras que María lo hacía en homenaje a sus seres queridos.

Tras alzarse con el premio de esta séptima edición, Lu, alabada por los miembros del jurado por la personalidad y el sabor de su menú, celebraba el triunfo con su familia y compañeros. "Aún no me lo acabo de creer. El esfuerzo ha valido la pena. Ahora toca celebrarlo", reconocía la niña nada más anunciarse el premio de la ganadora.